Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de EE UU acusa a Bill Gates de falso testimonio en el juicio a Microsoft

La fiscalía dice que el magnate planeó invertir en Netscape, su gran rival en Internet

Por si quedaba alguna duda, Bill Gates se ha convertido en el protagonista del proceso contra Microsoft desde la primera sesión del juicio que comenzó ayer en Washington. En las declaraciones iniciales de las partes, el abogado del Gobierno acusó a Gates de haberse amparado en falsedades cuando declaró en las sesiones previas celebradas en las últimas semanas. Para ello, la acusación montó un espectáculo con ribetes teatrales que en ocasiones hizo reir y disfrutar al público asistente. De este juicio por presuntas prácticas monopolistas depende en buena medida el futuro del mercado de la informática. Si Microsoft gana, su éxito comercial está garantizado en los próximo lustros; si pierde, Gates podría verse obligado a dividir la empresa en pequeñas compañías que tendrían que competir de igual a igual con otras firmas del mercado.

En la puerta de la sala del juicio, una fila de periodistas acreditados demostraba que es mayor la expectación que el sitio disponible. Muchos apretaban los dientes cuando oían risas y algún aplauso a través de las puertas del salón: Los abogados del Gobierno, que parecían asesorados por guionistas de cine, estaban empleando a fondo su astucia para así poner de su lado a quienes tienen que contarlo en los medios de comunicación. El primer golpe de efecto llegó a los pocos minutos con una grave acusación contra Bill Gates. David Boies, uno de los abogados que representan al Gobierno en la demanda antimonopolio, inició su declaración con extractos de la comparecencia de Bill Gates grabada en vídeo hace algunas semanas. En su declaración Gates negó haber impulsado una reunión el 21 de junio de 1995 con la empresa de la competencia, Netscape, para tratar de repartirse el mercado de los navegadores de Internet. Gates incluso negó haber concedido a esa compañía la importancia que entonces comenzaba a merecer. El abogado del Gobierno paró la cinta en ese punto para ofrecer al juez un informe redactado por Gates en mayo de ese mismo año (antes de la reunión) en la que el creador de Microsoft dice: "Netscape es un nuevo competidor en Internet. Creo que podemos llegar a un gran acuerdo de algún tipo con Netscape".

Una de las acusaciones principales del Gobierno contra Microsoft se centra en esa reunión concreta. El Departamento de Justicia asegura que Microsoft ofreció a Netscape un acuerdo que trataba de repartir ilegalmente el mercado de los navegadores de Internet: Microsoft quería ser la única compañía con navegadores para Windows, y a cambio se comprometía a no desarrollar navegadores para otros sistemas operativos, un mercado que dejaría en exclusiva a Netscape.

Microsoft niega que la reunión fuera en esos términos, pero es la versión de Netscape y la que la justicia quiere demostrar. Uno de los fundadores de esta empresa, Marc Andressen, aseguró que aquel encuentro con Gates fue "como una visita de Don Corleone". "La noche siguiente esperaba encontrar en mi cama un monitor de ordenador ensangrentado", subrayó Andressen.

El abogado del Gobierno siguió con el espectáculo: puso en la gran pantalla de televisión y en pequeños monitores distribuidos por la sala otro pasaje en vídeo de la declaración de Gates en el que niega haber pensado nunca en invertir en Netscape, lo que habría sido otra vía alternativa para dominar a esa empresa y, por extensión, el mercado. "Alguien me preguntó si tenía algún sentido", dice Gates en su declaración, "que invirtiéramos en Netscape, y yo dije que no". El abogado vuelve a parar la cinta y ofrece otro informe firmado por Gates antes de la reunión con directivos de Netscape: "Incluso", escribe Gates, "podríamos darles dinero como parte del acuerdo, podríamos comprarles una parte de la empresa o algo así".

Jim Cullinam, portavoz de Microsoft, acusó a los abogados del Gobierno de jugar con la prensa y ofrecer extractos de la declaración que no recogen todos los hechos. Cullinam aseguró que será su compañía la que demuestre que Netscape solicitó una inversión de Microsoft en 1994.

Microsoft trata de demostrar que esa reunión y otras similares sólo pretendían ofrecer a la competencia formas de desarrollar productos que funcionaran correctamente en su sistema operativo Windows. El Gobierno intenta probar que esos encuentros forman parte de un modelo de comportamiento que recurría al abuso de posición dominante y a las amenazas para conseguir una posición en el mercado.

Posición de dominio

Según publicó ayer The Wall Street Journal, la empresa America Online ha facilitado a los abogados del Gobierno pruebas y testimonios que avalan las acusaciones contra Microsoft sobre esas amenazas a Netscape. En menos de dos años el navegador de Microsoft, Explorer, ha conseguido robar a Netscape su posición líder en ese mercado. Gates y sus directivos consideran que eso se debe a los errores de Netscape; el Gobierno considera que eso ha ocurrido porque Microsoft ha aprovechado su dominio en el mercado de los sistemas operativos (Windows está en 8 de cada 10 ordenadores) para "obligar" a los fabricantes de ordenadores a promocionar su navegador y aislar el de Netscape.

El juicio se celebra en el mismo edificio que ha visto pasar a Monica Lewinsky ante el Gran Jurado. Cada una de las dos partes ha llamado a declarar como testigos a doce personas, aunque ni Microsoft ni el gobierno han incluido a Bill Gates en esa lista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de octubre de 1998