Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno canario aprueba el polémico proyecto de Eduardo Chillida para la montaña de Tindaya

Santa Cruz de Tenerife

El Consejo de Gobierno de Canarias aprobó ayer definitivamente la adjudicación de las obras para el monumento que el escultor vasco Eduardo Chillida quiere realizar en la montaña de Tindaya, en la isla de Fuerteventura. El proyecto, que tendrá un coste estimado de 8.490 millones de pesetas, ha sido adjudicado a la Unión Temporal de Empresas integrada por FCC y Necso, únicas sociedades que se presentaron al concurso de adjudicación de las obras. El visto bueno que ayer dio el Gobierno canario, reunido en El Hierro, al proyecto de Chillida pone punto final a la polémica con los grupos ecologistas y las divergencias surgidas entre los socios del Ejecutivo regional, PP y Coalición Canaria, sobre el modelo de financiación y gestión del monumento. El portavoz del Gobierno autonómico, Esteban Morales, insistió además en que la ejecución del viejo sueño de Chillida de vaciar la montaña de Tindaya "no les va a costar una peseta a los canarios". Morales lanzó así un mensaje de tranquilidad sobre el coste del proyecto. Aunque la Comunidad canaria suscribirá un aval de 3.000 millones de pesetas para afrontar las primeras certificaciones de obras, el Ejecutivo considera que esta cifra se amortizará rápidamente con los ingresos obtenidos por la venta de entradas (a mil pesetas por visitante) y por otros beneficios complementarios.El monumento de Tindaya consistirá en la realización de una caverna en forma de cubo de 40 metros, con una galería de acceso de 16 por 16 metros de sección y una longitud aproximada de cien metros.

El techo de la caverna y de la galería de acceso estará formado por una bóveda de piedra sin revestir. El Gobierno canario pretende además garantizar la recuperación de la piedra que se extraiga de Tindaya. El proyecto ha encontrado desde sus inicios, en 1996, una fuerte oposición de distintos grupos ecologistas y otros colectivos sociales. La montaña de Tindaya tiene un marcado carácter simbólico para los canarios desde la época de los aborígenes. En sus inmediaciones se conservan grabados autóctonos en forma de pie humano, denominados podomorfos.

Sobre las dudas expresadas por el escultor vasco, hace unos días, respecto a la ejecución real del proyecto, el Gobierno canario considera que "no hay datos" que hagan pensar que Eduardo Chillida no va a seguir adelante con el monumento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de octubre de 1998