Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PREMIO A UN AUTOR CRÍTICO Y UTÓPICO

Amado celebra el triunfo de su colega y amigo

Rio de Janeiro

Desde su casa de Salvador de Bahía, el escritor brasileño Jorge Amado señaló ayer que con el Premio Nobel de Literatura a su colega y amigo José Saramago por fin se hace justicia a su lengua, el portugués.

"Al premiar a la literatura portuguesa a través de José Saramago, uno de los más expresivos escritores del mundo contemporáneo, el Premio Nobel finalmente hace justicia a la lengua portuguesa", afirmó ayer Amado.

"La noticia me causa gran satisfacción. Si alguien merece el Nobel, ese alguien es José Saramago", continuó el autor de Doña Flor y sus dos maridos, cuyas novelas han sido traducidas a más de 30 idiomas y que es junto al propio Saramago uno de los autores más conocidos en lengua portuguesa. Amado, además, también era hasta ayer uno de los más firmes candidatos en los círculos literarios a obtener el Nobel.

Amado concluyó sus declaraciones diciendo que tanto él como su mujer, la novelista Zelia Gattai, están felices "con doble motivo", puesto que el premio ha sido otorgado a "un escritor y a un gran amigo".

Por otro lado, y también en la capital de Brasil, la profesora de literatura portuguesa Cleonice Berardinelli, una de las grandes especialistas de esa lengua en el mundo, afirmó ayer que el premio a José Saramago era la mejor noticia que podía recibir la lengua portuguesa.

"El premio es muy merecido y tiene para nosotros, los brasileños, una doble implicación. Por primera vez se reconoce que existe una literatura en lengua portuguesa", precisó Berardinelli.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de octubre de 1998