Expertos de Ecuador y Cuba buscan pistas sobre el accidente de Quito

Funcionarios de la Dirección de Aviación Civil (DAC) de Ecuador y expertos cubanos deberán determinar si hubo negligencia del piloto del avión de Cubana de Aviación que el sábado se estrelló en el aeropuerto de Quito, con un resultado de al menos 82 muertos. El director de la DAC, general Osvaldo Domínguez, informó de que una delegación de 16 técnicos cubanos llegó a Quito ayer para incorporarse a la investigación en el lugar mismo del accidente.

Más información

"Estamos permitiendo que la delegación cubana revise los restos del avión en el sitio y una vez que concluyan con su levantamiento de indicios y evidencias procederemos, si es que es el caso, a desintegrar algunas partes del avión para reubicarlo", indicó Domínguez en una rueda de prensa. El avión de la compañía Cubana de Aviación que se estrelló el sábado provocando por lo menos 82 víctimas mortales, entre ocupantes y personas en tierra, era un Tupolev-154 fabricado el 23 de diciembre de 1985 y tenía 9.256 horas con 42 minutos de vuelo, así como 12 años y 8 meses de operación, precisó el general Domínguez.Varios de los pasajeros supervivientes relataron que se habían detectado problemas en el avión, e incluso el chileno Alvaro Martínez, que resultó ileso, aseguró que el siniestro fue consecuencia de una "negligencia" por parte de la tripulación, que efectuó al menos cinco intentos fallidos de despegue. Asimismo, el superviviente ecuatoriano Hernán Boada indicó que la azafata les advirtió de la existencia de problemas "con el aire" del avión, pero posteriormente no dio mayores informaciones a los pasajeros.

"Efectivamente, el avión tuvo una demora en el itinerario para despegar, conocemos que tuvo algunos inconvenientes antes de arrancar, pero no podríamos en este momento en forma aventurada decir que ésta fuera la causa del accidente", dijo Domínguez. Reiteró que "hubo una demora en el arranque, pero una vez que pudieron arrancar, la tripulación tiene todos los instrumentos y elementos de juicio para determinar si el avión estaba en condiciones de realizar el vuelo, tenemos entendido que así fue, pues no notificó absolutamente ninguna anormalidad a la torre de control".

Domínguez indicó que la compañía de aviación cubrirá los gastos e incluso dijo tener una copia de la póliza de seguros que vence el 31 de diciembre de una empresa en la que se especifica que se cubre a terceras personas. El personal técnico de Cuba que llegó hoy y los representantes de la DAC hacen esfuerzos para recuperar las cajas negras del avión, que serán trasladadas inmediatamente a Washington para los análisis correspondientes.

"De momento no vale la pena dar una información técnica. La comisión que está en el sitio está tomando datos exactos desde el momento en que inició la frenada del avión, todo el espacio que se desplazó; en honor a la verdad, el avión nunca llegó a volar", manifestó el responsable. Algunos objetos de valor, como cuadros del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamin, algunos de cuyos familiares viajaban en el avión, dinero y equipaje, recuperados han sido entregados a Cubana de Aviación, informó Domínguez.

El general, que entregará mañana el primer informe preliminar al jefe de Estado, Jamil Mahuad, aseguró que la tripulación del avión accidentado -al frente de la cual estaba el piloto Mario Ramos- tenía experiencia de vuelo en Quito. El aeropuerto Mariscal Sucre de Quito reanudó ayer sus actividades pero sin una de las principales radioayudas de navegación, el sistema ILS, que también fue afectado por el accidente. Domínguez aseguró no obstante que las condiciones meteorológicas y las otras radioayudas hacían seguras las operaciones.

Una veintena de personas continuaban ayer ingresadas en tres hospitales de Quito, entre ellas, la española Ester Muñoz de la Cerda, quien se encontraba fuera de peligro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de agosto de 1998.

Lo más visto en...

Top 50