_
_
_
_
_
Tribuna:EL FUTURO DE UN GÉNERO
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La novela se queda sin épica

Hace poco más de un año, en el transcurso de una entrevista que yo creía efímera y de muy escasa repercusión, se me ocurrió sacar a colación el viejo tema del estado de salud de la novela. Por lo visto hice algunas afirmaciones que han provocado cierto debate, lo que me lleva a pensar que mi intervención, aunque de poco calado, fue oportuna. Igualmente, el interés que parece haber suscitado el tema contradice en buena medida el sentido de mi presunto diagnóstico. En realidad, yo no pretendía hacer un diagnóstico sobre la novela en general, y menos aún dictaminar su defunción. Yo sólo me referí a un determinado género, mejor dicho, subgénero de novela, y más concretamente, al que yo mismo he venido practicando desde que empecé a publicar, hace 25 años, y al que creo recordar que llamé entonces "novela de sofá". Luego me he dado cuenta de que la expresión "novela de sofá" no fue un acierto. Por definición toda novela está hecha para ser leída en un sofá o en un mueble equivalente cuyo rasgo distintivo sea el confort. Es probable que la novela y el sofá o la butaca aparecieran simultáneamente y con interdependencia. Si no es para leer novelas, ¿para qué sirve un butacón? Por lo demás, la imagen de una persona leyendo en un sofá (o en un sillón) una novela "de sofá" me suscita más sentimientos de nostalgia que de censura,sobre todo en una época en la que abunda la novela "de tumbona" e incluso la novela "de toalla y sombrilla". Lo opuesto a una novela "de sofá", pues, no sería otro tipo de novela, sino otro tipo de libro, el de "mesa y codos", al que no era mi intención referirme, pero en el que debía de estar pensando cuando me metí en el lío del sofá. Lo que sucedió fue que aquella reflexión fue entendida como un anuncio de la muerte de la novela, cosa que provocó un debate que, por lo que se ve, aún continúa. Como desconfío de mis opiniones, y muy en especial cuando se trata de generalizaciones, he leído y escuchado con sumo interés todo lo que se ha dicho (o al menos a cuanto he tenido acceso) y he podido advertir con asombro que parece haber un acuerdo casi unánime al respecto. Eso no tiene nada de particular ni el fenómeno es nuevo. La muerte de la novela se ha dictaminado varias veces, y siempre con razón. Al fin y al cabo, un género literario, a diferencia de lo que ocurre con quienes lo practican, se puede morir varias veces. Y ésta es una de esas veces. Ahora, a riesgo de resultar pretencioso, intentaré explicar por qué.

Más información
La novela se queda sin épica

Nadie sabe muy bien lo que significa la palabra "posmoderno", de modo que la dejaré de lado. En su lugar, y a los efectos de esta reflexión, utilizaré el término "posvanguardia". Uno de los resultados más notorios de las llamadas vanguardias artísticas fue el de convertir a todas las personas relacionadas con el arte, tanto creadores como espectadores, en críticos. Con la novela sucedió lo mismo. Algunos hacen coincidir el suceso con la aparición del Ulyses, otros lo retrotraen a la de Madame Bovary. Da lo mismo: probablemente la cosa se produjo de un modo gradual; lo que es seguro es que alcanzó su apogeo con la novela experimental de los años cincuenta y sesenta de este siglo. Lo importante, a mi parecer, es que, como en las otras artes, aquellos experimentos, encaminados a forzar los límites de las convenciones narrativas, pusieron en evidencia lo limitado de los límites y lo convencional de las convenciones. El mecanismo del juguete quedó a la vista, y lo primero que se vio fue el enorme grado de participación que la novela, como cualquier otro arte, reclamaba del lector. El viejo símil de la novela como espejo de la vida siguió en pie, pero ahora ese espejo sólo reflejaba una persona leyendo una novela. A partir de ese momento, la novela perdió la autoridad que había tenido, como no podía ser de otro modo. Al hablar de autoridad me refiero a la novela, no al novelista. El novelista no era considerado un ser superior, ni siquiera a los ojos de sus lectores más devotos. Bien al contrario; como el pintor o como el músico, el escritor era un simple artesano, de cuyas manos, por una serie de causas difíciles de precisar, salían objetos de rango superior. La novela, en cambio, sí ostentaba un rango eminente en el terreno social porque era la encargada, ni más ni menos, de representar la realidad. Por supuesto, no representaba la realidad, pero sí la concepción que la sociedad se hacía de la realidad. Y en la medida en que reflejaba esa realidad, la podía modificar. Ahora no sucede nada de esto. No digo que hayamos salido ganando ni perdiendo. En cualquier caso, la novela surgida de ese proceso experimental, exonerada de la grave responsabilidad de formalizar la realidad, era libre de utilizar cualquier convención a su antojo; todos los géneros, que unos años antes se consideraban agotados en la medida en que ya no podían cumplir con su cometido, porque habían perdido su antigua vitalidad, volvían a tener plena vigencia, pero sólo a modo de juego. Entre el novelista y el lector se había establecido una relación de complicidad. Y al amparo de esta nueva relación, la novela vivió en las décadas de los setenta y ochenta un nuevo periodo de esplendor. En cierto modo, porque su actitud también definía nuestra forma de concebir la realidad: distanciada e irónica. Pero fue sólo el canto del cisne. Hoy la novela se ha convertido en una forma honesta, civilizada e instructiva de entretenimiento (sobre todo en comparación con otras formas de entretenimiento, puramente mecánicas o directamente embrutecedoras) y los lectores de novela, en simples consumidores de novela.

Pues bien, volviendo al inicio, ésta es la novela que, a mi modo de ver, ya no da más de sí. Sin duda se seguirá leyendo y sin duda se seguirá escribiendo (tal vez yo mismo lo vuelva a hacer, porque no sé hacer otra cosa) pero no será novela, o no será lo que hasta hace poco habíamos entendido por novela.

Nada de ello resta mérito a la novela clásica, a la novela decimonónica. Todo lo contrario. Justamente porque esa novela es excelente, una vuelta a sus modos sólo puede ser imitativa. Pero tampoco hay que negar que la novela clásica, incluidos los títulos más excelsos, adolecen a ratos de una cierta prolijidad que pone a prueba la paciencia del lector, no porque el ritmo sea espacioso (nadie se lo echa en cara a Proust), sino porque apela a un tipo de interés que el lector actual no siente.

Este razonamiento me parece suficiente para determinar la situación actual del género, pero todavía hay un par de ideas más, que he recogido en el transcurso del debate y que merecen consideración.

La primera, apuntada por Ignacio Echevarría durante el coloquio en que ambos participamos hace poco en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander, y reiterada luego por otras personas, es ésta: que el sustrato último de la novela es la épica y nuestra época no produce situaciones épicas. Seguramente debemos felicitarnos por ello, pero el balance es abrumador cuando pensamos en la temática de la novela. ¿Cuántas novelas que hoy consideramos clásicas nos quedarían si elimináramos de la lista las que tienen como eje argumental las campañas napoleónicas, la guerra civil americana o las dos guerras mundiales? Insisto en que no vale la pena organizar una hecatombe para salvar la novela, pero creo también que la ausencia de un trauma colectivo y lo relativamente previsible de los destinos individuales no permite echar al vuelo la imaginación. De ahí la sobreabundancia de novelas históricas, en busca de épocas más movidas, y de ahí también, como apuntaba alguien, que en las últimas décadas la novela se haya desplazado hacia la periferia del mundo occidental: América Latina, la India, etcétera, aunque en algunos casos se trate más de un fenómeno de asimilación que de otra cosa. Tampoco faltan sucesos bélicos horripilantes, pero en ellos, o al menos así me lo parece, no se ventilan cuestiones que afectan al resto de la humanidad, como en los casos que he citado.

Otra causa, menos importante pero no desdeñable, de la decadencia irreversible de la novela es la enseñanza escolar. La antigua asignatura de Literatura, con sus largas listas de autores y obras y algunos ejemplos intemperantes, como La canción del pirata, era bastante absurda,

Pasa a página 24

Viene de la página 23

pero lo que la ha reemplazado, con su empeño por mostrar el aspecto práctico de la lectura, parece encaminado a ser aún menos fructífero. Pero éste es un tema que nos llevaría muy lejos.

El análisis que antecede no es pesimista: cuando algo ha cumplido su ciclo vital es lógico que deje sitio a lo que viene detrás, y, por otra parte, yo no digo que la novela haya desaparecido o vaya a desaparecer. Eso nunca se sabe. Nadie ignora que el Quijote nació de la constatación de que la novela al uso, la novela de caballerías, estaba dando las boqueadas. Es más, creo que si la novela puede renovarse, lo hará desde dentro, y no a partir de artículos confusos como éste. Pero tampoco ignoro que géneros literarios que en otras épocas gozaron de gran predicamento hoy sólo son una reliquia. Lord Byron, uno de los escritores más leídos y apreciados del siglo XIX, basaba su éxito exclusivamente en unos poemas narrativos de extraordinaria longitud, que hoy, sin menoscabo de su calidad intrínseca, sólo leen los especialistas y los curiosos. Y no hace muchos años gozaban de gran estima dos géneros que ya nadie recuerda: el sermón y el discurso. Con la novela puede suceder esto. O no. Cuando apareció el cine muchos predijeron la muerte del teatro, que ahora parece gozar de cierta vitalidad, a diferencia del cine, que no sabe muy bien por dónde va.

¿Han de afectar estas consideraciones puramente teóricas a los novelistas? Yo creo que sí. Y no en lo que se refiere a la vanidad, sino al contrario. Una de las propiedades de la vanidad es blindar al vanidoso contra la sospecha de que su autoestima se funda en un error de apreciación. A quien afectan es al escritor que ambiciona realizar algo más que un producto repetido. Al fin y al cabo, el escritor es, antes que nada, lector, y como tal deben de afectarle los fenómenos propios de su tiempo. Con este lloriqueo indigno no pretendo zanjar la cuestión. En realidad, yo soy el primero en estar sumido en un mar de dudas. Cuando hace tiempo dije que a la novela (o al menos un cierto tipo de novela) le había sonado la hora del retiro lo hice porque, como suele suceder en muchos casos, esa noción se me había presentado como un convencimiento más que como el resultado de una serie de razonamientos encadenados. Tenía algunas ideas sueltas, que el tiempo y las cosas que he oído y leído han contribuido a corregir o perfilar. Pero sigo careciendo de una teoría completa y cabal. Sea como sea, quiero insistir en que nunca he hablado de lo que iba a suceder con la novela en el futuro. Sólo pretendí decir cómo veía yo las cosas en el presente, y no por lo que respecta a mi propia producción, sino en términos generales.

Queda, por supuesto, una última cuestión, que podría formularse en estos términos: Todo este galimatías, ¿a quién le importa? Para esta pregunta no tengo respuesta, pero confío en que quien pudiera hacerla habrá abandonado la lectura de este artículo hace un buen rato.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_