Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las enfermedades vasculares y los tumores son la principal causa de muerte en la región

Las enfermedades del aparato circulatorio y los tumores son las principales causas de fallecimiento de los madrileños, según un informe sobre la calidad de vida en la región del Consejo Económico y Social (CES), integrado por sindicatos, patronal y consumidores. De las 35.303 defunciones registradas en 1996 en Madrid, un 33% se debió a problemas cardiovasculares y un 29% al cáncer. De los 10.202 muertos como consecuencia de una tumoración, el 60% eran hombres, y de los 11.626 que perecieron por problemas de corazón, venas y arterias, el 54% eran mujeres.

Dentro de las enfermedades del aparato circulatorio, la que provoca un mayor índice de mortalidad es la isquemia cardiaca, un infarto provocado por una obstrucción coronaria. Pero no son los madrileños los ciudadanos más castigados por estas enfermedades cardiovasculares, ya que comunidades como Galicia o Extremadura duplican la tasa de mortalidad por estos problemas circulatorios.Las enfermedades respiratorias son la tercera causa de defunción, con un 10% de las muertes registradas en 1996. Entre ellas, la neumonía y las disfunciones pulmonares crónicas son las más letales.

El informe del CES considera evidente la relación entre estas enfermedades, que constituyen la primera causa de mortalidad, y el tabaquismo. En 1997 el 42,8% de la población de 18 a 64 años fumaba a diario. Más los hombres que las mujeres, salvo en el grupo de 18 a 29 años, donde las chicas consumen más tabaco que los chicos: un 53% frente a un 40,6%. El CES concluye que un 18% de los fallecimientos que se registran al año en Madrid se deben al hábito de fumar.

El sida tiene cada vez una menor carga letal en la región. Durante 1997, siempre según el informe del CES, se ha producido una caída brusca de la mortalidad y de la incidencia de casos de VIH diagnosticados coincidiendo con la introducción de los inhibidores de las proteasas en el tratamiento de esta infección. En 1995 hubo 1.396 defunciones por esta causa; 1.232 en 1996 y 604 en 1997.

Salud. Además de las principales causas de muerte, el informe aborda otros aspectos de la calidad de vida de los madrileños como el estado de su salud. La infección respiratoria aguda, la gripe y los procesos diarreicos constituyen las tres principales enfermedades de la región (al margen de las ya citadas como mayores causas de mortalidad). En 1997 hubo un repunte de la meningitis por serogrupo C que obligó a la Comunidad a organizar una campaña de vacunación.

Alimentación. Los madrileños consumen excesiva carne y pocas verduras y hortalizas. Sobre todo los más jóvenes. La ingesta media de dulces y bollos es de 0,64 raciones diarias entre los adultos y de 1,31 entre los jóvenes. Los chicos son más golosos que las chicas.

Educación. Los habitantes de la Comunidad cuentan con un buen nivel de estudios, superior, según el CES, a la media nacional. El 40% de la población activa ha cursado enseñanzas medias; el 20%, estudios primarios, y el 15%, universitarios. Un 2% de los ciudadanos son analfabetos. La formación profesional de los trabajadores en activo se implanta cada vez más en el mundo laboral de la región, sobre todo a través de la Fundación para la Formación Continua (Forcem). Sin embargo, la formación destinada a desempleados sigue sin llegar a buen número de ellos.

Pobreza. El Consejo hace suyos los datos del informe Condiciones de vida de la población pobre en España, que cifra en 540.000 los habitantes de la Comunidad que sufren pobreza. Las amas de casa, los estudiantes y los parados que no cobran prestaciones son los más afectados.

Tiempo Libre. Los madrileños, igual que los habitantes de otras comunidades, pasan buena parte de su tiempo libre delante de la pantalla de televisión. Los programas de más tirón son los deportivos (fútbol), seguidos de las series televisivas de producción nacional. El séptimo arte tiene su plaza bien sentada en la región, con 366 salas, 22 millones de espectadores y 13.540 millones de pesetas recaudados en 1996. El teatro se recupera: en 1997 se incrementó en un 74% el número de espectáculos y en un 11% el de espectadores. La lectura de libros es una ocupación más frecuente entre las mujeres que entre hombres, pero sólo una de cada dos tiene esta afición.

Seguridad ciudadana. En 1997 los delitos denunciados descendieron el 1,1%. Pero también se redujo el número de delitos esclarecidos, de un 18,15% en 1996 a un 17,68% en 1997.La mayor parte de los delitos se comete sin agresión a las personas.

Tráfico. En Madrid hay un coche por cada dos habitantes. Esta invasión de los vehículos de cuatro ruedas queda patente en los datos del Ayuntamiento de Madrid y de la Dirección General de Tráfico: cada día en la ciudad entran 700.000 coches, y sólo por la M-30 circulan a diario 280.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de julio de 1998

Más información

  • Un informe sobre calidad de vida concluye que el tabaco origina el 18% de los fallecimientos