Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuba tendrá este año su peor cosecha de azúcar desde 1959

La zafra azucarera seguirá siendo este año el gran talón de Aquiles de la economía cubana. La cosecha de azúcar, que llegó a ser de 8,3 millones de toneladas en 1990, podría caer este año a menos de 3,3 millones de toneladas, la más baja de toda la historia de la revolución. El vicepresidente cubano, Carlos Lage, reconoció ayer que la caída lastrará el proceso de recuperación económica, pero afirmó que el crecimiento de otros sectores, como el turismo y la industria del níquel, paliarán el revés y contribuirán a que el PIB crezca este año en torno a un 2,5%, según lo previsto.El desastre de la zafra en 1998 ya se veía venir. Después de la recuperación de 1996, cuando la producción alcanzó los 4,45 millones de toneladas, la recuperación de la hasta entonces primera industria del país volvió a estancarse. En 1997, la cosecha no sobrepasó los 4,2 millones de toneladas.

El 25 de octubre de 1997, el entonces ministro del Azúcar, Nelson Torres, fue destituido y pasó a ocupar su lugar el general de división Ulises Rosales del Toro, hasta ese momento jefe del estado mayor del ejército y primer sustituto de Raúl Castro. Las autoridades advirtieron que daban por perdida esta zafra para apostar por la siguiente, aunque sin revelar dato alguno ni pronósticos.

Ayer, Lage desveló las dudas al admitir que este año la zafra podría ser inferior a 3,3 millones de toneladas: «Pasará de tres millones, pasará de 3,1, pasará de 3,2, vamos a ver, todavía hay centrales (fábricas) moliendo», declaró tras reconocer que «no hay barreras psicológicas» para que la zafra este año no sea la peor de la historia revolucionaria.

El vicepresidente cubano, principal ideólogo y ejecutor del proceso de reformas económicas, afirmó que el azúcar ya no es «el sector más importante de la economía». «El turismo es el elemento de mayor trascendencia en el esfuerzo de la nación por superar la crisis», dijo Lage. No obstante, el dirigente cubano reconocíó que la industria azucarera -en la que trabajan más de un millón de cubanos, casi un tercio de la población activa- es todavía de vital importancia para la isla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 1998