Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre muere al capotar su avioneta cuando sembraba arroz en un pueblo sevillano

Un hombre de 62 años falleció ayer en Villafranco del Guadalquivir (Sevilla) al estrellarse el avión con el que sembraba un campo de arroz. El aparato chocó con una de sus alas contra un cable de alta tensión, capotó y se fue al suelo. El único ocupante del aparato, Florencio Carlos Sizt Castro falleció en el acto, según informaron ayer fuentes de la Guardia Civil. El siniestro ocurrió sobre las nueve y media de la mañana, en los terrenos del cortijo Santa Francisca, situado entre el poblado de Alfonso XIII y el casco urbano del la localidad agrícola de Villafranco del Guadalquivir. En uno de los giros, el aparato topó con el cable y se precipitó violentamente contra un arrozal. El fuerte impacto de la avioneta contra el suelo fue presenciado por un hijo de la víctima, que fue quien dio la voz de alarma. El aparato no llegó a incendiarse, por lo que la muerte de Sizt Castro se produjo a consecuencia del impresionante golpe. Los efectivos del servicio de emergencias sanitarias 061 y de la Guardia Civil no pudieron hacer nada por salvar la vida del piloto y único ocupante de la aeronave. El cadáver del fallecido, que trabajaba en la empresa de fumigación aérea Tamsa, fue levantado por la juez de Coria del Río.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de mayo de 1998