Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuria Espert entra en la piel de María Callas

La actriz interpreta a la soprano en 'Master Class', dirigida por Mario Gas

María Callas, la cantante de ópera más grande de todos los tiempos, impartió en 1977, seis años antes de fallecer y seis después de retirarse, unas clases magistrales en Nueva York. Terrence McNally, conocido dramaturgo y crítico musical, escribió, inspirado por las clases de la diva, Master Class. La obra, interpretada por Nuria Espert y dirigida por Mario Gas, se estrena hoy en el Teatro Marquina, de Madrid. "Una de las cosas que más amor me produce de esta obra es que profundiza seriamente en el concepto de lo que significa ser un artista", dice Espert.

La soprano María Callas ha sido la gran diva de la historia de la ópera, pero Nuria Espert, de 62 años, es la actriz española de mayor proyección internacional. Entre ambas hay puntos en común que Espert desvela: "Aspectos profesionales, muchísimos; en cuanto a entrega al trabajo, somos hermanitas gemelas, por lo de tomárnoslo en serio y llenar una parte importantísima de nuestra vida con el trabajo, ahí la coincidencia es total", y añade, "supongo que se entiende que dejo aparte el talento de cada una, ya que eso sería ridículo compararlo, y en cuanto a lo demás, las vidas privadas son totalmente diferentes; la de ella fue atormentada y dolorosa, la mía, pacífica y tranquila". La idea de Espert es que la armonía de la vida privada permite vivir los dolores de la vida profesional con más naturalidad: "Ella los vivió en primerísimo plano, más de lo que se debe, seguramente debido a su otro dolor", dice esta actriz que nunca logró ver en directo a la Callas, a pesar de sentir pasión por ella.

Coincidencias

Otras coincidencia entre estas dos mujeres es que ambas son mediterráneas puras, pero Espert matiza también otros aspectos, como el hecho de que las dos "venirnos de familias pobres, ambas podemos ser de pronto muy vulgares, las dos nos hemos refinado por nuestras profesiones, nos hemos apoyado en un hombre, yo con más fortuna que ella; hemos aprendido a desenvolvernos solas, hemos sido muy vulnerables, y montones de cosas más; todo ello hace que cuando incorporo en escena estos elementos no sé si lo uso en primera persona o lo uso en función de María; de cualquier, modo se vuelve una sola cosa".Tanto Mario Gas como Espert oyeron hablar de la función días antes de su estreno en Nueva York, hace tres años, interpretada por Joe Cadswell. Tras la inmediata lectura surgió el Interés de ambos, aunque cada uno desconocía que el otro estaba detrás de Master Class. Mario Gas, que montó para Espert Salomé hace 13 años, es el único director español que ha dirigido otras piezas de McNally. Cuando iba a estrenar Franky y Johnny, de este mismo autor, Gas anunció su interés por Master Class.

Espert, con más de cuarenta y cinco años a sus espaldas como actriz, ha sido directora del Centro Dramático Nacional, y a partir de su trabajo en Londres, como directora de La Casa de Bernarda Alba, de Lorca, con Glenda Jackson al frente del reparto, ha logrado una gran reputación internacional como directora de ópera, representándose varios trabajos dirigidos por ella en el Covent Garden y en la ópera de Tokio.

"Una de las cosas que más amor me producen de esta obra es que profundiza seriamente en el concepto de lo que significa ser un artista, y con toda modestia pienso que Callas dice lo mismo que pienso yo que debe ser un artista", dice la actriz. "Ella dice que debe haber genio e inspiración, y después añade disciplina, técnica y coraje; son cinco aspectos en los que Callas insiste mucho". Espert acaba de terminar sus representaciones de La Gaviota con Flotats; antes interpretó Haciendo Lorca, con Lluís Pasqual, así como el texto de Sanchis Sinisterra El cerco de Leningrado, con dirección de Omar Grasso. Pero lleva muchos años sin estrenar en Madrid, algo que hará el viernes de manera oficial, aunque las representaciones de Master Class, conocidas con el nombre de previas, empiezan hoy. Para el futuro le espera, una vez finalizada la gira de este espectáculo en marzo de 1999, dirigir La sonámbula, en Lausanne, después vendrá Turandot, en el Liceo de Barcelona, otras óperas en Londres y numerosos proyectos teatrales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de marzo de 1998