Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las elecciones legislativas ratifican al partido de Samper como la fuerza mayoritaria de Colombia

Baja la abstención, aunque sus índices siguen siendo altos: 56%; avance del voto consciente (no cautivo) en las grandes ciudades, Bogotá y Medellín; poca renovación; ratificación del Partido Liberal (del presidente Ernesto Samper) como fuerza mayoritaria, y el derrumbe de la izquierda, que perdió su poca participación, son, en resumen, los resultados de las elecciones parlamentarias del domingo.La ganadora a nivel nacional fue Ingrid Betancour, especie de niña rebelde de la política, conocida porque habla duro contra la corrupción y el actual Gobierno. "Este fue un voto contra el continuismo. Es el juicio que le hace el pueblo al presidente Ernesto Samper", así explica ella su triunfo: logró más de 155.000 votos para el Senado. Un populista, Carlos Moreno de Caro, que invoca a Dios para que le ayude "a trabajar por mi pueblo", obtuvo la segunda votación.

El revolcón, que significa el triunfo del voto de conciencia sobre el voto amarrado y una baja en la abstención -en 1994 llegó casi al 70%-, tuvo como epicentro a Bogotá, donde la votación se duplicó y a Medellín. En el resto del país las cosas siguen igual: alta abstención y gran poder de las maquinarias de los partidos. El símbolo del revolcón en Bogotá fue el triunfo de Antonio Navarro, ex dirigente del M-19 y líder hoy del movimiento Vía Alterna, quien salió elegido con una altísima votación para la Cámara de Representantes.

Estos triunfos, más que el anuncio de una renovación del Congreso, puede catalogarse como "sorpresas personales". Más del 80% del Congreso que tendrá Colombia a partir del 20 de julio, representa la política de siempre. El Gobierno mantiene un alto porcentaje de amigos en el Legislativo, entre ellos varias caras nuevas, como Juan Fernando Cristo, ex embajador en Grecia, investigado en este momento dentro del Proceso 8.000, que investiga los vínculos de narcotráfico y política. Familiares de cuatro de los congresistas hoy en prisión por este narcoescándalo lograron colocarse entre los elegidos.

Y hubo muchas sorpresas: la derrota de grandes caciques, como Bernardo Guerra Serna, quien estuvo durante casi 30 años en el Congreso, o de Heyne Mogollón, abogado e investigador del presidente durante el juicio que se le hizo por el ingreso de dinero del narcotráfico a su campaña, y la alta votación que obtuvieron personajes de la farándula. Ahora son cogresistas la actriz y cantante Leonor González, La negra grande de Colombia, el director de cine Sergio Cabrera, quien planea hacer una película sobre el Congreso, Alfonso Lisarazo y el locutor deportivo Edgar Perea. Perea es conocido por su lenguaje descarado y por mezclar los goles con las frases de apoyo a Samper.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 1998

Más información

  • El voto de castigo por el 'narcoescándalo' se redujo a las ciudades de Bogotá y Medellín