Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro no indulta a 70 presos de la lista del Papa

Los primeros presos políticos indultados por Fidel Castro como resultado de la petición le clemencia hecha por el Papa salieron ayer a la calle. La excarcelación fue simultánea en varias ciudades, lo que sorprendió a los grupos de derechos humanos, que esperaban un goteo de liberaciones. Más de una veintena de disidentes fueron excarcelados, sin condiciones, por la mañana en La Habana y Santiago de Cuba. Mientras, el Gobierno informó de que 70 de los presos de la lista del Papa no serán liberados "por razones de seguridad del país". La Iglesia local recibió el gesto con gran satisfacción.

Según el disidente Elisardo Sánchez, hasta última hora de ayer estaba confirmada la liberación de 24 presos políticos y sin confirmar la de otros 25 que podrían haber salido, además de medio centenar de presos comunes. "Me consta la satisfacción del Vaticano. La Iglesia cubana también está satisfecha por la generosidad de la medida y porque se ha accedido a la petición del Papa de forma amplia", manifestó el arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega.Los disidentes Héctor Palacios, de 55 años, y José Angel Carrasco Velar, de 53, fueron de los primeros en salir. Ambos formaron parte del grupo de 18 presos liberados de la cárcel del Combinado del Este de La Habana, de los cuales cuatro eran políticos y 14 comunes.

"Fue algo inesperado. No sabía que estaba en la lista del Papa, ni imaginaba que podía ser uno de los beneficiarios", dijo a El PAÍS Palacios momentos después de llegar a su casa en el barrio del Vedado. A él le faltaban sólo unos meses para cumplir la peña de año y medio de cárcel impuesta el 9 de enero de 1997 por un delito de "propaganda enemiga". "Fue a raíz de la crítica que hice al Gobierno cubano por no cumplir con el acuerdo de los presidentes iberoamericanos en Viña del Mar", declaró.

Carrasco, también condenado por propaganda enemiga a 7 años de cárcel en 1992, dijo que su único delito fue "haber hecho un periódico clandestino llamado Verdad en compañía de Ángel Prieto Méndez, quien murió en la cárcel de un infarto". Para él, el indulto decretado por las autoridades cubanas "es una cuestión sin mayor trascendencia". "Es un buchito de agua dentro de un océano. Lo importante es cambiar las leyes penales injustas que permiten que se nos encarcele por decir lo que pensamos".

Los dos supieron que serían liberados el viernes a las ocho de la mañana. "Por la radio de un preso supimos temprano que el Gobierno había concedido el indulto. A las ocho un coronel de la seguridad nos citó en el puesto de mando y nos dijo que recogiésemos nuestras cosas, que estábamos libres", dijo Carrasco. Así fue más o menos lo ocurrido en otras cárceles del país. Según el periodista independiente Raúl Rivero, en Santiago de Cuba fueron excarcelados al menos diez personas encausadas por delitos políticos y de "piratería". Uno de ellos es el disidente Pascual Escalona, encarcelado en julio del año pasado por " peligrosidad" y condenado a un año de cárcel. También Eduardo Gómez Sánchez, condenado en 1994 a 20 años por piratería, y cinco hermanos de apellido Riberón, encarcelados por la misma causa, fueron liberados en esa ciudad oriental. Asimismo, Ramiro Ángel Rodríguez, Jorge Rodríguez Leyva, Lino Molina Basulto y Leonardo Cabrera, todos condenados por rebelión, se encuentran ya en sus casas, según fuentes disidentes.

Tras las primeras excarcelaciones, en medios diplomáticos la atención se centró, ayer en si serían liberados los disidentes más conocidos, como los cuatro miembros del Grupo de Trabajo de la Disidencia Interna, Vladimiro Roca, Martha Beatriz Roque, Félix Bonne y René Gómez Manzano, detenidos el verano pasado acusados de propaganda enemiga, aún no juzgados.

Incógnita

Fuentes diplomáticas dijeron que otros casos "importantes" para medir el "calado" del indulto sería el de los disidentes Francisco Chaviano y Omar del Pozo, condenados en 1992 a 15 años por "revelar secretos concernientes a la seguridad del Estado". Del Pozo y Chaviano estaban presos en el Combinado del Este junto a Palacio y a Carrasco. Este último declaró que en el momento de ser excarcelado, a ninguno de los dos se les comunicó que iban a ser liberados.De la misma forma, Magali de Armas, la esposa de VIadimiro Roca, quien visitó el jueves a su marido en la prisión de Ariza, en Cienfuegos, dijo que nada había cambiado en la situación carcelaria de VIadimiro. "No perdemos la esperanza, pero no somos muy optimistas", declaró De Armas. Fuentes diplomáticas no descartaron que Roca y el resto de los miembros del Grupo del Trabajo de la Disidencia no estuviesen en la lista del Papa por el hecho de que no habían sido juzgados todavía, aunque dijeron que su liberación, de producirse, sería un signo importante.

[El ministro de Asuntos Exteriores español, Abel Matutes, afirmó ayer que las conversaciones para el nombramiento de un nuevo embajador en la isla "van por buen camino", informa Efe. Para Matutes, el indulto decretado por Castro "es un buen paso" para construir "un futuro en Cuba sin exclusiones y con la participación de todos".]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de febrero de 1998

Más información

  • Salen de la cárcel los primeros disidentes liberados como gesto hacia el Vaticano