Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Washington, preparado para "una acción devastadora"

Aunque se prefiere la vía diplomática, EE UU reitera que estáreparado y dispuesto para el ataque. La semana pasada, el presidente Bill Clinton dijo en una comparecencia ante algunos altos mandos del Ejército que iba a ser necesario asumir la pérdida de vidas. "Nuestros soldados están listos para afrontar los riesgos", dijo. "El pueblo nortemericano también debe estarlo". La diplomacia de EE UU, encarnada en su secretaria de Estado, Madeleine Albright, y su hombre en la ONU, Bill Richardson, y el Pentágono, con elecretario de Defensa William Cohen a la cabeza, creen en este momento que el ataque militar es la segunda peor opción disponible: la peor es no hacer nada.

Comandantes a bordo del portaaviones George Washington en el golfo Pérsico han dicho que están preparados para una acción militar "muy fuerte, muy precisa y devastadora". Las opciones que maneja el Pentágono son las de un ataque de cuatro a siete días.

EE UU tiene unos 24.000 hombres y mujeres destacados en la zona del Golfo. A los portaaviones George Washington y Nimitz (con 80 aviones cada uno) se va a sumar en los próximos días el Independence, fondeado hasta ahora en aguas de Japón. Estos gigantes se complementan con otra treintena de barcos actualmente en la zona, de los cuales seis transportan misiles de largo alcance Tomahawk. Incluyendo bases en Arabia Saudí, Turquía y la V Flota en Bahrein, el total de aviones de combate y de apoyo es de 375. Además, en caso de emergencia se podrían destacar 30 bombarderos B-2 desde una base en Misuri que llegarían directamente a Irak sin escalas, repostando combustible en vuelo.

Las grandes dudas están en el empleo de cazas F-117 desde bases aéreas en Kuwait y de bombarderos F-15E de la fuerza aérea. Estos dos aviones serían los que harían posible una campaña completa contra objetivos, en tierra. Pero diversas fuentes siguen afirmando que EE UU puede organizar una campaña de ataque sin contar con sus aliados en la zona.

Además, la revista Newsweek informa esta semana que Washington preferiría un ataque nocturno en condiciones de oscuridad total, y se prevé que no haya luna sobre Bagdad durante seis días a partir del 20 de febrero. El Reino Unido llevó al Golfo el portaaviones Invincible en enero con 1.200 soldados a bordo que se unen a los de otros dos barcos de menor tamaño. La RAF, además, opera unos 15 aviones en bases de países vecinos. Francia tiene ocho cazabombarderos y un avión de combustible en Arabia Saudí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de febrero de 1998