Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 10% de las gasolineras de Madrid vendía en 1993 combustible adulterado, según el PSOE

El Gobierno regional ha cerrado dos estaciones de servicio, 23 postes y 67 mangueras

El 10,6% de las 127 estaciones de servicio inspeccionadas por la Comunidad de Madrid en 1993 vendía gasolina mezclada con agua o combustible de una marca distinta a la publicitada, según dijo ayer el consejero regional de Economía y Empleo en aquella época, el socialista José Luis Fernández Noriega. Hasta el viernes, último día del que se tienen datos, la Administración madrileña había inspeccionado 80 estaciones de servicio, 315 postes y 1.229 mangueras; clausurando dos gasolineras, 23 surtidores y 67 mangueras. En total, se han abierto 24 expedientes sancionadores.

En la investigación realizada por el Gobierno socialista de la Comunidad de Madrid en 1993 también se encontraron irregularidades en los sistemas de seguridad contra incendios y la señalización de las gasolineras, según Fernández Noriega. El estudio se hizo para "comprobar y analizar la calidad y la cantidad de combustible que se expendía en las gasolineras", tras finalizar el monopolio de Campsa, agregó. El resultado fue la apertura de 43 expedientes sancionadores, concluyó el ex consejero. El Grupo Socialista ha pedido un pleno extraordinario de la Asamblea madrileña para debatir la intervención del Gobierno regional del PP ante el actual fraude.La inspección masiva iniciada el pasado día 21 por la actual Administración autonómica ha dado ya como resultado el cierre de dos gasolineras. La Estación de Servicio Fearvi, en el kilómetro 34,5 de la carretera de Navacerrada-Navalcarnero, en el municipio de Valdemorillo (Madrid), propiedad del Grupo Villanueva, ha sido cerrada tras descubrirse un cableado presuntamente frauduleto. La gasolinera Serrano del Real, en la Avenida de la Constitución 170 de Navalcarnero (Madrid), quedó fuera de servicio tras clausurarse todos los surtidores por falta de precintos interiores.

Por otra parte, la Consejería de Industria de Castilla-La Mancha "intuye" que las pruebas que están recabando los inspectores en las gasolineras que el grupo Villanueva posee en esa comunidad -seis en Toledo y cuatro en Albacete-, "son similares" a las que se han obtenido en Madrid, según declaró ayer el director regional de Industria, José Méndez. Pese a ello, los surtidores siguen expendiendo gasolina con toda normalidad. El responsable autonómico de Industria explicó que "no se ha precintado ninguno por discreción, para no hacer saltar ningún elemento que pusiera en guardia a las gasolineras".

Por otra parte, la Asociación de Distribuidores de Gasóleo de Cataluña pedirá a la Generalitat que los camiones de reparto de ese combustible sean sometidos a una revisión anual de los sistemas de medición, como medida preventiva ante los fraudes detectados recientemente. El presidente de la asociación, Román Ruiz Llamas, se reunirá hoy con el director general de Energía de la Generalitat, Pere Segarra, para abordar la cuestión. En Cataluña se descubrió recientemente una presunta estafa por parte de Gasóleos Cataluña, una empresa repartidora que escamoteaba a sus 200 clientes casi un 5% del combustible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de enero de 1998