Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Me presenté al Nadal para suavizar la reacción de mis padres a mi novela"

Lucía Etxebarría se vistió la noche de] martes para ganar. Vestido rojo, bolso en forma de Corazón, guantes a lo Gilda en rojo, tatuaje acorazonado y pendientes a juego. Debía de tener la corazonada de que iba a ganar el Premio Nadal. Y así fue, en efecto. Se lo llevó con Beatriz y los cuerpos celestes, una novela que ella misma califica de "polémica", protagonizada por una lesbiana. "Si me presenté al Nadal fue para suavizar la reacción de mis padres", afirma. "Sabía que les iba a dar un ataque con mi libro y pensé que si lo envolvía con el Nadal lo suavizaría".La historia de Beatriz y los cuerpos celestes es la que sigue: Beatriz, chica joven de familia pija, abandona Madrid para ir a estudiar a Edimburgo. Allí se mueve por los ambientes gay y conoce un mundo en el que conviven artistas y marginados. Un poco en plan Trainspotting. A su regreso a Madrid, busca a su amiga de la infancia, Mónica, que se ha convertido en drogadicta, y la sigue en todo.

"Beatriz es como una heroína de las novelas del siglo XVIlI", comenta Etxebarría, "cuya virtud es puesta a prueba por todo tipo de experiencias. Yo inscribiría mi novela en el género de iniciación de personaje femenino.Existe una amplia gama, que abarca incluso lo porno, aunque mi libro no va por ahí".

En la obra ganadora del Nadal hay drogas, violencia, homosexualidad... y por ello Etxebarría intuye que puede ser polémica. "He procurado escribirla en un lenguaje casi lírico para evitar caer en el extremo, ya que se trata de una historia de amor muy triste", dice. "Si en mi libro anterior iba más de dura, aquí me he frenado. Por ejemplo, no salen ni pollas, ni coños ni la palabra follar".

Novela no lesbiana

Descarta Etxebarría que Beatriz y los cuerpos celestes sea una novela lesbiana. "Hay un género que es la novela gay en la que el conflicto surge precisamente de que el protagonista es un gay", se explica. "No es mi caso. En mi novela el personaje es una lesbiana, pero esto no le supone ningún problema"."Asumo que el hombre y la mujer son bisexuales por naturaleza", prosigue Etxebarría, "y luego cada sociedad los enfoca hacia la corriente que desea. Si es la natalista, le interesa la heterosexualidad. Si es al revés, la homosexualidad. Creo que nuestra sociedad actual es no natalista y por eso se está dando tanto la homosexualidad. Por otra parte,que quede claro que no entiendo mi novela como gay".

La noche del Nadal, Lucía Etxebarría quiso dedicar la novela ganadora a sus padres, con los que dijo que no se lleva muy bien, pero a los que quiere mucho. "Creo que la familia condiciona la personalidad y la conducta sexual", afirma. "La protagonista de mi novela sufre mucho, pero acaba saliendo adelante".

Lucía Etxebarría, que llegó a vender seis ediciones de su anterior novela -Amor, curiosidad,, Prozac y dudas-, confía que el Premio Nadal la ayudará a lanzarse como escritora. Por otra parte, se muestra encantada de que las editoriales apuesten cada vez más por los jóvenes. Cita a Juan Manuel de Prada como ganador del. Planeta, a Martín Casariego como triunfador del Ateneo y a ella, quecompleta la terna de jóvenes en auge. "Me parece lógico que se vaya planteando un relevo generacional", afirma.

Respecto a "los cuerpos celestes" a los que se refiere el título de su novela, comenta: "En todo el libro hay una especie de cosmogonía y me gustaba la metáfora de la órbita cementerio, que es una órbita espacial adonde van a parar todos los satélites que ya no sirven. Me parecía una imagen preciosa, muy poética y muy adecuada para mi protagonista, que vive en un mundo de comunicadores fracasados y de gente que da vueltas sin relacionarse los unos con los otros

"Las metáforas espaciales dan mucho juego", añade, "ya que hasta puedes llegar a descubrir la existencia de Dios. Martin Amis, en La información, también utilizaba esta metáfora, pero de un modo muy distinto. La conclusión, de todos modos, es que el universo es muy grande y que no somos nadie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de enero de 1998

Más información

  • LUCíA ETXEBARRÍA: GANADORA DEL PREMIO NADAL