Descubierta una nueva mutación genética que confiere una protección total frente a la infección por sida

Un hombre que no ha resultado infectado por sida pese a mantener relaciones sexuales frecuentes con parejas infectadas, durante diez años y sin tomar precauciones, ha sido la clave que ha permitido a un equipo de investigación francés identificar una nueva mutación genética que confiere resistencia hereditaria frente al virus del sida.Para entrar en las células del organismo e infectarlas, el VIH necesita unas moléculas de la superficie celular que actúan como puerta. Estas moléculas se llaman correceptores y desde hace dos años se han identificado varios tipos. Se sabía que aquellas personas que heredan dos copias de una mutación denominada delta 32 en el gen responsable de producir el correceptor CCR5 tienen una alta resistencia frente al VIH-1, al carecer en sus células de esa molécula de penetración en el virus.

Ahora, un equipo liderado por Caroline Quillent y Alberto Beretta, del Centro Integrado de Investigaciones Bioquímicas sobre el Sida (París) que dirige el descubridor del VIH Lue Montagnier, han identificado una nueva mutación del gen CCR5 que, asociada a la anterior, confiere una resistencia completa frente a la infección del virus. La nueva mutación se denomina m 303. Los científicos anuncian hoy su hallazgo en la revista médica The Lancet.

Los investigadores explican que las células del individuo en cuestión mostraron una resistencia total frente a la infeccion in vitro con VIH-1. Montagnier ha explicado que la asociación de las mutaciones delta 32 y m 303 ''confiere una resistencia completa a las cepas del virus del sida que utilizan el co-receptor CCR5 para entrar en las células", informa France Presse. "Estos defectos [genéticosl no constituyen una garantía de resistencia frente a todos los virus del sida que circulan en el mundo", continúa.

Para averiguar con qué frecuencia se da esta mutación m303 en la población, Quillent y sus colegas han analizado muestras de sangre de 209 donantes y la han hallado en tres de ellas, lo que indica una frecuencia inferior al 1% en la población europea, es decir, entre 10 y 20 veces inferior a la de la mutación delta 32. En los últimos meses se ha estudiado la frecuencia de esta y otras mutaciones similares en diferentes grupos étnicos, recuerda el especialista Peter Garred en The Lancet.

Los científicos no vinculan por el momento el hallazgo de la mutación m 303 a ninguna forma de prevención o tratamiento de la enfermedad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción