Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ramonet propone escapar del atolladero posmoderno

Contra la tendencia a introducir en un mismo saco la globalización y la fragmentación del mundo actual, como si se tratara de dos fuerzas sobrenaturales y mistificadas, Ignacio Ramonet, que también participó en el seminario Pensar el futuro de Europa, reivindica la necesidad de cribar esas dos dinámicas, para empezar a salir del atolladero posmoderno: "La mundialización es un concepto geopolítico o economicista, mientras que la fragmentación remite a la identidad cultural. Hoy se abusa en la confusión de estos conceptos, y el resultado es un excesivo pensamiento en términos globales contra un actuar meramente local o particularista; habría que invertir el orden, en favor de un pensar local y un actuar global", dice.

Ignacio Ramonet, autor de Un mundo sin rumbo (Debate), director de Le Monde Diplomatique y profesor de teoría de la comunicación en la Universidad de París VII y en la Carlos III de Madrid, considera que "el papel de la cultura, sobre todo hoy, es velar por espacios a las afueras del mercado".

"Esto entra en colisión con la cultura de masas, que, no conviene olvidarlo, es un fenómeno genuinamente norteamericano. Creo que la enraizada diversidad cultural de Europa deberá revolverse contra esa seudocultura, unitaria y mercantilista".

A su juicio, los políticos son ya sólo "rehenes" de los grandes poderes financieros y mediáticos, lo que no excluye que padezcan hacia éstos un incorregible síndrome de Estocolmo. "La política tiende a moverse por retóricos parámetros ya periclitados, como son la idea de progreso y la concepción del mundo como una máquina. En su lugar hay ya sólo capacidad de comunicación y aparato financiero, respectivamente

De ahí la necesidad de crear instituciones "profundamente cívicas, semejante a las organizaciones no gubernamentales y de alcance global", capaces de supervisar a los grandes poderes efectivos de la comunicación y las finanzas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de noviembre de 1997