Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU y PP apoyan con condiciones el suministro controlado de heroína que propone la Junta andaluza

El Parlamento andaluz abrió ayer con droga dura sus sesiones tras las vacaciones. Los representantes del PP y de Izquierda Unida en la comisión de Asuntos Sociales dieron su apoyo con distintas condiciones al proyecto de la Junta de poner en marcha de forma experimental el suministro de heroína en un plan que fue esbozado por el consejero Isaías Perez Saldaña. El responsable de Asuntos Sociales anunció, además, que consignará en los presupuestos del año que viene una partida de 35 millones de pesetas para poner en pie este proyecto médico científico.Pérez Saldaña presentó por primera vez en sede parlamentaria el proyecto del Comisionado Andaluz para la Droga para suministrar de forma controlada heroína a un reducido número de toxicómanos, con un historial de fracasos en otros tratamientos y muy desmejorados física y psíquicamente.

Consenso político

Lo primero que hizo el consejero fue solicitar "un amplio consenso político y social" para poder poner en marcha el proyecto. Y lo primero que encontró fue el apoyo unánime de los representantes políticos presentes en la sala de comisiones: su propio partido, el PSOE e Izquierda Unida y Partido Popular, aunque estos últimos pusieron condiciones para dar su respaldo final. El diputado de IU Francisco Ríos, por ejemplo, discrepó del listado de condiciones que se impondrán al toxicómano para poder ingresar en el programa: tener más de 20 años, un largo historial de fracasos clínicos, un avanzado deterioro físico, mental y social y, sobre todo, voluntad para ingresar en el programa. "Pero tienen nuestro apoyo porque hay que experimentar con todo aquello que sirva para solucionar un problema".

Por parte del PP, Ana María Corredera no fue tan rotunda y matizó que antes de dar un apoyo total al proyecto necesitaba conocer las evaluaciones de los programas que ya están en marcha en otros países, como Suiza, Australia o Reino Unido. "Esperaremos a los resultados de esos estudios, y si vemos que el proyecto es serio y los datos son interesantes, entonces tendrán nuestro apoyo", dijo.

El suministro controlado de drogas sería efectuado en un centro, en principio en Sevilla, que contaría con dos médicos, dos enfermeros, un psicólogo y dos ayudantes de clínica, que atenderían a unos 40 toxicómanos. La Junta está a la espera de que el Gobierno central resuelva si incluye o no la heroína en el anexo del Real Decreto 75/90, que define qué sustancias estupefacientes pueden usarse como medicamento. "Hay que tener en cuenta que esto no es la legalización de la heroína, sino un proyecto terapéutico", insistió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 1997