Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expertos internacionales buscan soluciones culturales a problemas económicos y sociales

Se celebra en la Universidad Menéndez Pelayo un foro sobre Cultura y naturaleza

Muchos de los problemas del mundo de hoy son económicos y sociales, pero requieren soluciones culturales. Al amparo de este lema, cerca de cincuenta expertos españoles y extranjeros comenzaron ayer analizar en la sede de Santander de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) los nuevos desafíos que se plantea sociedad contemporánea cuando trata de integrar medio ambiente y desarrollo humano.

Pese al inicial plantemiento teórico de este foro sobre Cultura y Naturaleza, los participantes se propusieron desde el principio llegar a conclusiones concretas que serán elevadas después a la Unesco, a la Comisión Europea, los gobiernos central y de Cantabria, instituciones que, junto con el Consejo de Europa y las fundaciones Marcelino Botín y Santillana, lo han patrocinado. La organización ha corrido a cargo de la Asociación Cultural Plaza Porticada y la Agencia Europea de la Cultura.Políticos de la cultura y del medio ambiente, profesores universitarios, urbanistas, responsables de patrimonios culturales, planificadores y expertos en turismo comenzaron a debatir temas relacionados con el ecoturismo, el turismo cultural, el medio ambiente y el patrimonio histórico.

Las primeras concreciones llegaron por parte de José Vidal Beneyto, secretario general de la Agencia Europea para la Cultura y coordinador de las jornadas, y de Antonio Rodríguez Robles, presidente de la Asociación Plaza Porticada. El primero se refirió a la necesidad de adoptar el nuevo concepto de ecocultura que compagine la cultura con el medio ambiente, y el segundo afirmó que Cantabria es el lugar idóneo para el desarrollo de este foro "porque aquí (en las cuevas de Altamira) nació la cultura europea y aquí surgió también el proyecto de España Verde que incluye a Galicia, Asturias, País Vasco y parte de Castilla y León".

Previamente, en el acto de inauguración del foro, el presidente del Gobierno de Cantabria, José Joaquín Martínez Sieso, había dicho que la cultura y el patrimonio natural son las mayores riquezas de esta comunidad en la que casi la mitad del territorio tiene condición de parque natural. En el mismo acto, el retor de la UIMP, José Luis García Delgado, calificó las relaciones de la cultura y la naturaleza como uno de los grandes problemas que preocupan a la humanidad. "Vamos hacia una nueva dimensión de esta realidad, ya que se tiende a hacer de la naturaleza cultura y ésta se presenta como la mejor de las riquezas". En esta misma línea teorizó también Crespo Toral, directivo de la Unesco, cuando firmó que cultura y naturaleza juegan un papel esencial en el proceso de desarrollo humano.

Vidal Beneyto partió de una remisa: hoy las relaciones hombre-naturaleza no pueden ser las mismas de hace 500 años, 100 y siquiera 50. "No se entiende ahora la concepción del hombre dominador de la naturaleza hostil; tampoco se entiende la concepción del progreso como aumento del índice económico. Las respuestas a los grandes problemas sociales no pueden ser sólo económicas. Tienen una dimensión cultural. La cultura se instala en el centro mismo del quehacer de las sociedades. La cuestión es cómo relacionar cultura y naturaleza para que no sean dos realidades antagónicas".

Responsabilidad

Jaccques Leenhardt, profesor de Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales de París, señaló en esta misma línea que hay que romper con el principio sociaImente aceptado de que la Ciencia es el dominio por parte el hombre de los fenómenos naturales. "Los nuevos desafíos de la ecología requieren contar no sólo con el desarrollo de los saberes científicos y técnicos, sino también con la responsabilidad de la ética por parte de los políticos, instituciones y de los propios ciudadanos".

No faltaron cifras macroeconómicas, que fueron mostradas por Christine Oudinot, experta francesa en turismo y disposición del territorio. Se preguntó qué se puede hacer en relación con la cultura y la naturaleza con los casi 800 millones de turistas que se mueven al año en el mundo y con los 130 millones de puestos de trabajo que se crearán en la industria turística en 10 años: "Se impone pasar de un consumo de paisajes a construir una gestión global de territorios hasta encontrar nuevas formas de ocupar esos territorios".

Está previsto que clausure las sesiones mañana Miguel Ángel Cortés, secretario de Estado de Cultura. La ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino, asistió anoche a una cena con los participantes en el foro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 1997