La nueva formación profesional arranca con dos centenares de títulos

Tras la implantación el pasado año del primer ciclo de la ESO de forma simultánea en todo el País Vasco, le llega el turno al tercer curso de secundaria y al inicio de la nueva formación profesional (FP). Con una distribución geográfica irregular, la red educativa vasca ofrecerá dos centenares de títulos formativos de grados medio y superior. Los primeros datos revelan un fuerte tirón de estos cursos de FP, estructurados en tres niveles, de 2.000, 1.700 o 1.300 horas, de las que un alto porcentaje corresponde a clases prácticas. Frente a una formación profesional obsoleta y sin salidas laborales, los ciclos formativos ofrecen a los estudiantes mejores expectativas y una mayor vinculación a la empresa, señalan los responsables de su puesta en marcha.La Administración educativa se plantea la consolidación de la reforma como una ocasión para abordar la diversidad en la escuela. La formación de grupos pequeños y la atención a sus características específicas serán os ejes de la orden de diversificación curricular prevista para s próximas semanas.

Más información
Adiós a la EGB
En marcha el acuerdo sobre la ampliación de las humanidades
El II Programa Nacional de FP se aprobará antes de fin de año
La alternativa a la religión, pendiente de cuatro sentencias del Supremo
La secundaria mantiene en alto las espadas contra la reforma
El ministerio que viene
Los presupuestos crecerán un 6%
Iniciativa de varias organizaciones en defensa de la reforma
La vuelta a clase cuesta entre 40.000 y 80.000 pesetas por escolar
Internet invade las aulas

El debate vuelve a girar sobre el peligro de un descenso de los contenidos. Para la Administración, no son planteables los niveles de excelencia cuando no se ha conseguido cubrir los mínimos, porque es fundamental responder adecuadamente a los estudiantes que no van más allá del nivel obligatorio.

Los cambios estructurales han repercutido en la ubicación del profesorado. El plan de adscripción de profesores no fue probado el año pasado, y el curso comienza con una sombra e provisionalidad sobre los destinos de los docentes de la enseñanza pública. "Se han producido cambios en la situación e los trabajadores que no han ido negociados. Se somete a prueba el funcionamiento de los centros en condiciones de provisionalidad, critican los portavoces sindicales.Las novedades también afectan a aspectos secundarios de la vida escolar. Unas 120 escuelas vascas implantarán actividades extraescolares y complementarias gratuitas. Además, el departamento de Educación asumirá la gestión de un centenar e comedores.

La evolución de los modelos lingüísticos (A, en castellano; B, bilingüe castellano-euskera, y D, en euskera) se mantiene en una línea sostenida. El número de alumnos que se matriculan en el modelo A sigue cayendo. Su presencia ha quedado reducida a niveles mínimos en zonas de Guipúzcoa y Vizcaya. En toda la comunidad vasca, los modelos B y D son mayoritarios, pero la enseñanza en castellano sigue, teniendo un peso importante en secundaria. Por el contrario, los niños de tres años que se incorporan este curso al sistema escolar en el modelo D casi cuatriplican a los que asisten a las clases en castellano: en el A se han matriculado 2.471 alumnos; en el B, 4.701, y n el D, 8.551.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS