COMIENZA EL CURSO

La alternativa a la religión, pendiente de cuatro sentencias del Supremo

El tribunal Supremo deberá decidir sobre cuatro recursos respecto a la religión como asignatura. Tres de ellos han sido presentados por 18 diócesis, cuyos obispos reclaman que la materia sea evaluada como las demás, en contra de lo que prescribe el decreto del Gobierno socialista de 1994. El otro recurso, de la Ceapa (Confederación Española de Asociaciones de Padres de alumnos), se opone a la obligaoriedad de una materia alternativa a la religión.El decreto de 1994 determina que la religión sea calificada, pero que su nota no sea tenida en cuenta en la media para la selectividad ni en la de solicitud de beas. Reclaman asimismo los obispos una ampliación a los seis cursos de primaria de la alternativa, Sociedad, cultura y religión,que en la actualidad se imparte en secundaria y bachillerato, y que esta materia sea evaluada en los mismos términos que la asignatura de religión. Además, piden que todas las alternativas tengan un carácter moral.

Más información
Adiós a la EGB
En marcha el acuerdo sobre la ampliación de las humanidades
El II Programa Nacional de FP se aprobará antes de fin de año
El ministerio que viene
Los presupuestos crecerán un 6%
Iniciativa de varias organizaciones en defensa de la reforma
La vuelta a clase cuesta entre 40.000 y 80.000 pesetas por escolar
Internet invade las aulas
Los pequeños, los que más sufren el 'síndrome' del regreso al colegio
Becas para salvar distancias

Pendiente también de sentencia del Tribunal Supremo está el recurso presentado por la Ceapa. Los responsables de la confederación aseguran que la situación se está deteriorando cada vez más: "En muchos centros, y sobre todo en el medio rural, se ofrece la religión para todos, y el que no quiera cursarla tiene que decir no, mientras que la reforma da la libertad de que se apunte el que quiera".

La Ceapa denuncia que la oferta de alternativas es cada vez más reducida en los centros y señala que esto implica "un castigo para los chavales que no asisten a religión, que, al final, acaban por los pasillos".

A finales de enero de 1997 una sentencia del Supremo consideraba legales las actividades alternativas (de carácter cultural, histórico y lúdico) que reguló el Gobierno socialista, y consideraba legal y constitucional el que éstas no sean evaluadas ni tengan necesariamente un contenido moral. La Conferencia Episcopal manifestó su preocupación por el fallo del Supremo "por el clima social que se vuelve a producir, pero también por la posible influencia en la decisión política que tenga que tomar el Gobierno", según dijo Antonio Dorado, obispo de Málaga.

Alrededor de un 85% de los alumnos de primaria eligió en el curso pasado asistir a clase de religión, mientras que en secundaria lo hicieron un 60%.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS