Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ADIÓS A DIANA (1961-1997)

Nuevos análisis en Francia sobre la intoxicación etílica del conductor

Los médicos forenses incorporados a la investigación de la muerte de la princesa Diana han practicado nuevos análisis del cadáver del conductor del vehículo, Henri Paul, para despejar cualquier duda sobre el grado de alcohol en la sangre que presentaba en el momento de su muerte. El juez del caso, que ha sido reforzado con la ayuda de su colega Marie Christine Devidal, ha atendido las reclamaciones de las familias de las víctimas después de que el profesor forense británico Peter Venezis, designado por la familia de Dodi Fayed, cuestionara públicamente desde Londres la validez de las pruebas realizadas en París.La actitud de su colega británico ha suscitado malestar entre los expertos franceses que subrayan que los análisis, "realizados con todo rigor y por los métodos habituales", han mostrado inequívocamente un alto grado de alcoholemia en la sangre de Henri Paul. La primera muestra reveló un índice de 1,75 gramos de alcohol por litro de sangre y un segundo análisis de otra muestra, practicado por un laboratorio privado, arrojó incluso una tasa superior, 1,85 gramos. El índice máximo permitido en Francia es 0,5 gramos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de septiembre de 1997