Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blanco Aguinaga escribe una ficción sobre el poeta Emilio Prados

Carlos Blanco Aguinaga (Irún, 1927) partió de niño con su familia hacia el exilio en México y desde entonces le ha preocupado poco cambiar de país o de paisaje, pero no ha renunciado a los lazos de la historia y los de la memoria. Poeta,. crítico literario y novelista en su madurez, publica ahora una obra de ficción que combina esas tres posiciones ante la literatura.En voz continua (Alfaguara) es una autobiografía imaginaria del poeta Emilio Prados, una indagación en la formación de la persona, la del creador, y una caja de resonancia de la época que le tocó vivir. "Es una falsa biografía pero una auténtica novela", dijo ayer el crítico Constantino Bértolo en la presentación. "Es la vida de un personaje atravesado por dos exilios, el interior y el exterior, que se acepta y se descubre a sí mismo también en la aceptación y el descubrimiento de los otros".

Emilio Prados (Málaga 1899 México 1962) estudió en la Residencia de Estudiantes de Madrid, donde conoció a García Lorca y a Dalí. Años después fue fundador en Málaga, con Manuel Altolaguirre, de la revista Litoral. Tanto estos escritores y artistas como otros (Bergamín, Machado) cruzan por esta novela de puntillas, identificados sólo con iniciales. "No, es una biografía novelada sino la. historia de un poeta en busca de la respuesta a qué es el arte", explica Blanco Aguinaga, que cultivó la amistad de Prados en México. "Los datos objetivos e históricos son precisos, pero todos los detalles íntimos son inventados", advirtió. "Es un poeta del 27 que, como tal, siguió la estela de Baudelaire, pero también a los poetas del romanticismo alemán. Por eso uso iniciales en lugar de nombres, como hacían los románticos".

En voz continua está narrado en primera persona, como un diario íntimo, el espejo de su sensibilidad. "Blanco atrapa a Prados como un entomólogo lo hace con un insecto, con delicadeza y con conocimiento. Blanco escribe la novela que Prados imaginó en su diario y convierte al poeta en un fin y en un medio", explicó el escritor Rafael Chirbes en la presentación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de junio de 1997