Editorial:

Juicios por genocidio

Juicios por genocidio. EL GOBIERNO de Estados Unidos ha decidido apoyar oficialmente la investigación abierta en España por el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón contra el general Augusto Pinochet, el dictador que gobernó Chile desde 1973 hasta 1990. Aunque la causa abierta se centra inicialmente en la responsabilidad del general en la muerte de ciudadanos españoles durante la brutal represión que siguió al golpe militar, ésta ha sido ampliada a la más genérica acusación de genocidio por el carácter sistemático que adquirieron los asesinatos y torturas bajo Pinochet.Es bueno para la justicia, pero también para la política y para la dignidad humana, que los dictadores y sátrapas diversos, los criminales de guerra y los asesinos en serie se sientan inseguros. La disposición de la fiscalía estadounidense a colaborar con el juez español en el caso Pinochet coincide con las noticias sobre la supuesta detención de otro de los más tristemente célebres criminales de la segunda mitad del siglo, el camboyano Pol Pot, y el comienzo de un nuevo juicio en La Haya contra un presunto criminal de la guerra de Bosnia-Herzegovina, en este caso un general croata. Son buenas noticias; demuestran voluntad política de impedir la impunidad de crímenes contra la humanidad. El Gobierno español tiene ahora ocasión de hacer su propia aportación a este clima accediendo a la extradición de dos nazis refugiados en España y cuya entrega pedirán hoy en Madrid representantes del Centro Simon Wiesenthal.

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada