Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El museo de arte precolombino de Barcelona abre con 80 piezas

Desde estatuillas olmecas, datadas entre el 1150 y el 5 50 antes de Cristo, hasta esculturas aztecas de basalto fechadas entre los siglos XIV y XVI de nuestra era. El abanico cronológico y cultural de las 80 obras que se exhiben en el nuevo museo Barbier-Mueller de arte precolombino, que hoy inaugurará la Reina en Barcelona, es muy amplio y ambicioso. Su objetivo no es presentar la evolución histórica y estilística de estas civilizaciones sino mostrar una serie de piezas seleccionadas en función de su belleza y singularidad artística. El nuevo museo está situado en el Palau Nadal, en pleno barrio gótico, y es el fruto de un acuerdo entre el Ayuntamiento de Barcelona y el Museo Barbier-Mueller de Ginebra, propietario de las 190 piezas de arte precolombino que durante cuatro años -el acuerdo de depósito con opción de compra finaliza en el 2001- integrarán los fondos del centro barcelonés. La colección de arte precolombino Barbier-Mueller se ha exhibido con anterioridad en diferentes ciudades españolas.El Ayuntamiento de Barcelona ha invertido 150 millones de pesetas en la rehabilitación del antiguo edificio de los siglos XV-XVI, de propiedad municipal, y en la instalación y montaje de la colección, de la que se exhiben en esta primera presentación un conjunto de 80 obras que irán variando periódicamente.

El montaje -salas oscuras y tapizadas de gris con vitrinas que iluminan cada una de las piezas- tiene como objetivo resaltar la belleza y singularidad de cada obra, si bien éstas se han agrupado en grandes bloques temáticos que corresponden a las grandes épocas y culturas más populares. Así, en las salas dedicadas a Mesoamerica, que dan inicio al recorrido, las obras se agrupan en función de su pertenencia a las culturas olmeca, maya y azteca. El recorrido sigue por dos salas dedicadas a las culturas de América Central, menos conocidas; una sala dedicada al área andina, con representación de las culturas chavín, mochiques e inca, y finaliza con la cultura amazónica, la más singular del conjunto ya que es una de las colecciones más completas que existen en el mundo de cerámica antigua de esta zona.

Calidad estética

"Hay piezas más raras que otras, pero todas tienen la misma calidad estética", señaló ayer el coleccionista Jean Paul Barbier en la presentación del museo. Barbier, actual director del Museo Barbier-Mueller de Ginebra (Suiza), continuó la tradición iniciada en 1908 por su suegro, el industrial suizo Josep Mueller (1887-1977). En conjunto, el fondo Barbier-Mueller está integrado por más de 6.000 piezas agrupadas en diversas colecciones de arte moderno y de la antigüedad de América, África, Asia y Oceanía. Barbier, de 68 años, está negociando ahora con diversas instituciones la venta en bloque de distintos conjuntos para evitar que en el futuro éstos puedan desmembrarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 1997