Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez desestima la querella presentada por SOS Racismo contra el profesor Quintana

El docente universitario calificó en un libro a los negros de "raza inferior a la blanca"

Una magistrada del Juzgado de Instrucción número 37 de Madrid ha archivado la querella presentada por la asociación SOS Racismo contra el profesor Guillermo Quintana, profesor de Psicología de la Universidad Complutense y autor de un libro de alto contenido racista, xenófobo y sexista, La psicología de la personalidad, donde el autor califica a los negros como "raza inferior a la blanca", además de "infantiloides, y cobardes". El texto fue recomendado a los alumnos de tercer curso de Pedagogía y de Educación Musical de la Facultad de Educación.

En el texto Quintana dice de los orientales que son Ientos y torpes, carentes de imaginación e invención", y asegura también que las mujeres son "conformistas, pasivas, débiles, inestables, coquetas y refinadas en el odio y el rencor".La asociación SOS Racismo presentó el pasado enero una querella contra Quintana, al considerar que tales afirmaciones "tratan de denigrar e injuriar a determinados grupos de seres humanos por el mero hecho de su origen étnico o sexual, con argumentos falsos y ofensivos, orientados a fomentar sentimientos y reacciones discriminatorios".

SOS Racismo entiende que estos hechos son constitutivos de delito y aparecen tipificados en el artículo 510 del Código Penal.

Según el auto de la magistrada Purificación Elisa Romero Paredes, en el libro se exponen diferencias entre la personalidad masculina y femenina y entre las distintas razas. El auto reconoce que Quintana describe como rasgos de la personalidad femenina, entre otros, "desasosiego psíquico o inestablidad, propensión al neuroticismo, etc.; como difefencias psicológicas de la raza negra, hiperemotividad infantiloide, inestabilidad emocional desequilibrio, cobardía...".

"Ahora bien, de la lectura del libro", resuelve el auto de la juez, "no puede deducirse que su autor pretenda que sus teorías u opiniones relativas a las diferencias entre las razas o entre la personalidad masculina y femenina, crear en los destinatarios del mismo, la voluntad de realizar actos de discriminación".

El auto dice que los rasgos de valoración negativa no sólo se atribuyen a las personas de raza negra y amarilla. Y pone como ejemplo a los individuos de raza nórdica, de los que Quintana dice que son "rígidos, secos, insensibles, individualistas", o los de raza alpina, que son "poco imaginativos, poco cordiales, mediocres, limitados ..."

El auto continúa diciendo que el libro expone teorías de diferencias entre razas, que, al margen de que puedan ser erróneos (y conocido es que la libertad de expresión comprende la de errar), no incitan a una diferencia de trato arbitratria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de abril de 1997