FERIA DE ABRIL

La histórica casta Pablo-Romero, 'en el aire'

El ganadero suspende la fundación de su nombre por falta de donaciones

El futuro de la ganadería Pablo-Romero está más en el aire que nunca, al suspenderse el proceso de constitución de una fundación ante la falta de las donaciones económicas que garantizaran la viabilidad del proyecto. Su propietario, Jaime de Pablo-Romero, dice desconocer cuál será el futuro de la ganadería, aunque afirma que "dejar de ser ganadero es la única posibilidad económica que barajo".

Más información

El comité promotor de la fundación decidió suspender el proceso el 31 de marzo, fecha en la que finalizaba el plazo de promoción que se inició el pasado 5 de octubre, porque sólo se habían recaudado 96 de los 470 millones de pesetas necesarios para que el proyecto pudiera continuar adelante.Los promotores habían previsto cubrir 400 millones con aportaciones de empresas mercantiles en un periodo de seis años, y el resto con la colaboración de los aficionados. Al final, las donaciones han procedido en su totalidad de 5.663 personas físicas, que han aportado cantidades entre 10.000, 25.000 y 150.000 pesetas, y 49 peñas francesas (de las 51 que existen en el país galo), y 26 españolas, de las 650 que están inscritas en nuestro país.

Han fallado todas las gestiones realizadas ante 40 empresas españolas de primer nivel a las que se había solicitado su participación en la fundación. Todas las empresas contactadas participan en actividades de mecenazgo o patrocinio, y todas han declinado aceptar la oferta de Pablo-Romero, en unos casos por la dificultad para convencer a sus socios extranjeros, y en la mayoría por su negativa a aparecer relacionados con las corridas de toros.

Decepcionado

Así lo explica el propio ganadero, quien resalta la gran acogida que ha tenido en todos los despachos, y su decepción posterior ante el silencio o la negativa más rotunda. "Sencillamente", dice, "las empresas españolas no quieren que se les relacione con el mundo del toro: no lo ven como un hecho cultural que hay que conservar, sino como un problema con los clientes que rechazan la fiesta". En este sentido, cree que la convocatoria de huelga de la CAPT le ha perjudicado gravemente porque se ha ofrecido una imagen muy negativa de la fiesta de los toros."Estoy decepcionado por la respuesta de todo el mundo", dice Jaime de Pablo-Romero, y me pregunto si merece la pena seguir luchando". De todos modos, y aunque se resiste a reconocerlo, lo que más le ha decepcionado ha sido el silencio que ha recibido como respuesta del mundo del toro -algún pícaro ha pretendido aprovecharse de las adversas circunstancias y de Sevilla. Le duele especialmente la pasividad de sus compañeros de la Unión de Criadores de Toros de Lidia. En Sevilla, sólo dos asociaciones de jóvenes aficionados -Aula Taurina y La Tertulia Taurina Universitaria- y la Unión de Abonados se han interesado por el proyecto. De hecho, en la capital andaluza solo se han celebrado dos actos informativos organizados por las citadas asociaciones.

Lo que dice desconocer Pablo-Romero es el futuro de la histórica ganadería. "Lo veo muy negro", afirma, "y mi primera tentación es vender al mejor postor". De momento, tiene apalabrada la venta de ocho de las nueve corridas que tiene en el campo, previstas para las plazas de Madrid, Bilbao, Sanlúcar de Barrameda, Teruel, Cuéllar, Calatayud, Algeciras y Santander, y esperará hasta el mes de octubre para adoptar una decisión definitiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de abril de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50