Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un presunto nazi es el cónsul general de Alemania en Málaga desde 1974

Hans Hoffmann, uno de los 104 presuntos agentes nazis acogidos en España tras la II Guerra Mundial y cuya repatriación reclamaron a Franco los Aliados en 1945, sin éxito, es el actual cónsul general honorario de Alemania en Málaga, según confirmaron ayer fuentes oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores español. Hoffmann, al que los servicios de espionaje aliados definieron entonces como "peligroso agente de la Gestapo" ocupa este puesto desde 1974. Ayer negó estas acusaciones.

"Miembro destacado del partido nazi y miembro peligroso de la Gestapo. Miembro del departamento de prensa de la embajada alemana". Así reza la ficha personal de Hans Hoffmann, el número 37 de una lista de 104 presuntos agentes nazis que reprodujo íntegra EL PAÍS el pasado domingo y cuyo original se encuentra en uno de los legajos del Archivo General del Ministerio de Asuntos Exteriores.Hoffmann, de 80 años, es una persona muy conocida en Málaga, donde, pese a su edad, lleva una activa vida social y profesional. Ayer se encontraba en su despacho del consulado. Es, asimismo, presidente del Colegio Alemán de Marbella, que, desde hace un año y en homenaje a su persona, lleva su nombre.

El representante del Gobierno alemán negó rotundamente las actividades que en 1945 le atribuyeron los aliados. "Los servicios de información aliados se sacaron cuentos de ladrones. Detrás de los documentos oficiales hay personas, y detrás de las personas errores", señala.

"Al final de la guerra me destinaron a la embajada alemana. Yo trabajaba como intérprete. Al terminar la contienda todos los miembros de la embajada fuimos incluidos en una lista de extradición. Nunca he tenido que disfrazarme, esconderme o cambiar de personalidad", asegura.

El cónsul niega su presunta militancia en el partido nazi. "Jamás fui miembro del partido nazi. Con la Gestapo tampoco tuve que ver. No tengo motivos para no decir la verdad. ¿Usted cree que si hubiera habido algo de esto me habrían nombrado cónsul general?", se pregunta.

Hoffmann asegura no recordar ninguna de las tres direcciones en las que se le podía localizar en el año 1945, según consta en el documento elaborado por los aliados (Francia, Reino Unido y Estados Unidos). Pero ante la insistencia del periodista rememora una de ellas. Se trata de Villa Marisol en la calle Monte de Sancha, en Málaga. "Creo que era una pensión de dos hermanas alemanas en la que vivía entonces mi padre".

Amigo de Girón

El cónsul alemán dice que vive en España desde que tenía 12 años. Vivió en Barcelona y Madrid hasta establecerse en Fuengirola. Algunos le definen como "el inventor de la Costa del Sol". Tuvo una estrecha amistad con José Antonio Girón de Velasco, ex ministro de Trabajo con Franco, y en los sesenta hizo de intermediario en la compra de numerosos terrenos a nombre de la esposa de Girón. Estas compras y su participación en las mismas fueron denunciadas, entonces, por algunos medios de comunicación. Eran años del boom inmobiliario en la Costa del Sol.La gran mayoría de los 104 presuntos agentes nazis denunciados por los aliados consiguió el amparo del régimen franquista, y los más influyentes hasta lograron la nacionalidad española. Casi todos han muerto. Muchos de ellos en territorio español.

Además de Hoffmann, todavía vive Hans Jurestschke, un profesor emérito de literatura alemana que impartió clases desde 1942 hasta 1979 en la Universidad Complutense de Madrid. Tiene 88 años. Al retirarse, germanistas de toda España le tributaron un homenaje. Durante la guerra fue jefe adjunto del departamento de cultura de la embajada alemana en Madrid. "O lo aceptaba o me mandaban al frente. No tuve otra opción", ha declarado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de abril de 1997

Más información

  • Hoffmann dice que no trabajó para la Gestapo