Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo impulso para el telescopio 'Hubble'

, Tras un inicio turbulento con el espejo defectuoso y la visión menguada, el telescopio espacial Hubble ha producido maravillosos resultados en los tres años transcurridos desde que un equipo de astronautas realizara las difíciles reparaciones en órbita, colocándole los dispositivos correctores. Ahora, el transbordador espacial Discovery está preparado para, en una semana, salir al encuentro del telescopio, agarrarlo y hacerle una nueva operación de mantenimiento en órbita. Ni la NASA se jugará tanto el prestigio como en la ya histórica misión de diciembre de 1993 ni las operaciones son tan críticas ahora; sin embargo, los astronautas realizarán sustituciones de equipos que mejorarán las capacidades del Hubble para observar el universo.El Hubble, libre de la distorsión que produce la atmósfera, está dando a los astrónomos imágenes increíblemente nítidas del universo y una nueva perspectiva sobre la evolución del cosmos, las galaxias, las estrellas y los planetas.

La segunda misión de servicio del Hubble durará 10 días. Está previsto que el Discovery despegue el próximo 11 de febrero con una tripulación de siete astronautas y vaya al encuentro del telescopio espacial, a 575 kilómetros de altura. La misión consiste en coger el telescopio con el brazo robótico de la nave y colocarlo en su bodega para hacer las reparaciones. Los astronatuas harán cuatro salidas al espacio para sustituir dos instrumentos del Hubble por equipos de tecnología más moderna, y cambiar algunos componentes electrónicos y las grabadoras de datos.

El comandante del Discovery será en esta ocasión Ken Bowersox, que pilotó en Endeavour en la reparación de 1993. Y el responsable de operar el brazo robótico del transbordador será Stephen Hawley, que se encargó del mismo cometido durante la puesta en órbita del Hubble en 1990. Sin embago, ninguno de los cuatro astronautas especialistas de carga que salieron al espacio a recomponer el telescopio hace tres años estarán ahora en el Discovery.

Infrarrojo

Los astrónomos están muy pendientes de esta misión, que supone instalar en el telescopio instrumentos para que, por primera vez, sea capaz de captar radiación infrarroja procedente de objetos celestes distantes y tomar espectros de luz de muchos puntos de una galaxia simultáneamente. "Desde el punto de vista científico esto es más interesante [que la misión de servico anterior] porque se trata no de reparar, sino de mejorar el observatorio", ha comentado Rodger Thomson, astrónomo de la Universidad de Arizona. Thomson es el investigador principal de NICMOS (siglas en inglés de cámara de infrarrojo cercano y espectrómetro multiobjetos), un equipo del tamaño de una cabina telefónica que se alojará en el Hubble en el lugar que ahora ocupa el espectrógrafo FOS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de febrero de 1997