Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Romay desmiente que se prepare un impuesto sobre patrimonio para financiar la sanidad

El ministro de Sanidad, José Manuel Romay, desmintió ayer que el Gobierno prepare un impuesto sobre el patrimonio para financiar la sanidad. "No hay en estudio la creación de ningún impuesto especial ni la subida de los ya existentes para financiar la sanidad", dijo Romay por la tarde en el Club Siglo XXI. El vicepresidente y ministro de Economía , Rodrigo Rato, también lo desmintió ayer desde Bruselas.Por la mañana Romay no había querido avanzar datos en la entrevista que concedió a la Cadena SER. "Los trabajos están en una fase muy preliminar en este sentido y sería muy imprudente anticipar nada sobre esto", se disculpó. El ministro reconoció que el Gobierno está estudiando el futuro de la financiación sanitaria, "viendo hasta dónde pueden llegar el sistema fiscal y el Tesoro para hacerse cargo de los gastos de la sanidad". Alberto Núñez Feijoo, secretario general de Asistencia Sanitaria, también se refirió someramente a ello en una visita a Las Palmas de Gran Canaria.

Las claves de la reforma sanitaria, señaló Romay, son "la autonomía de los centros y la libre elección de los ciudadanos dentro del propio sector público, ya que para poder funcionar una organización moderna debe ser autónoma".

El domingo el diario Avui publicó que Rato tenía en estudio ese nuevo impuesto y que la propuesta iba a presentarse en la comisión parlamentaria que prepara la reforma de la financiación sanitaria. Ayer IU comentó la supuesta propuesta y consideró más equitativo un impuesto sobre el patrimonio que los de carácter indirecto. IU estaría dispuesta a apoyar una iniciativa del Gobierno con CiU para financiar el sistema sanitario público, según dijo ayer la portavoz de sanidad de IU, Angeles Maestro. La diputada de la oposición mayoritaria, la socialista Angeles Amador, mostró así su sorpresa: "Espero que no sea un globo sonda más de los de Rato o Barea".

El impuesto sobre el patrimonio ascendió en 1995 a 89.068 millones de pesetas, cantidad que el PSOE considera insignificante dentro de la recaudación total. Este partido se reservó ayer emitir opinar sobre el nuevo impuesto, dijo Ángeles Amador, "hasta no saber en qué términos se plantea". La diputada socialista expresó su preocupación porque, al estar transferido el impuesto a las autonomías, "puede pasar como con la financiación autonómica: que habrá unas comunidades mucho mejor situadas que otras". En 1995, Cataluña obtuvo por este impuesto 27.107 millones de pesetas y Extremadura , sólo 507.

Xavier Trias, consejero de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña, también apoyó el nuevo impuesto, para enjugar el déficit sanitario.

El sistema sanitario público español, gratis para toda la población, se financia por los impuestos de la renta en un 92%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de enero de 1997