Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece la escritora Elena Soriano, fundadora de la revista 'El Urogallo'

La escritora Elena Soriano (Fuentidueña de Tajo, Madrid, 1917) murió el lunes pasado en Madrid y fue enterrada ayer. Considerada una intelectual progresista y en gran medida autodidacta, fue fundadora en 1969 de la revista literaria El Urogallo y era autora de varias novelas, entre ellas, Caza menor y La playa de los locos, que le valió serios problemas con la censura franquista. Su trabajo más notorio fue Testimonio materno, obra publicada en 1986 por Plaza y Janés, a la que negó todo valor literario: eran las confesiones de una madre desgarrada por la muerte -ella prefería suicidio- de su hijo drogadicto.

Elena Soriano -madre de Elena Arnedo, ex esposa de Miguel Boyer- acababa de publicar hace pocos días su último libro de relatos, Tres sueños y otros cuentos. Era el signo evidente de que la pasión por la literatura marcó su vida entera. Titulada en Magisterio, Soriano comenzó su carrera de escritora en 1952 con Caza menor, un drama rural que causó gran impacto, lleno de connotaciones sexuales cuyo final desembocaba en la guerra civil.Pero iba a ser su segundo libro, La playa de los locos (1955), el que puso definitivamente a Soriano en la lista de los vencidos", su auténtico lugar según ella misma recordó en una carta a EL PAÍS en 1983: "Mi filiación ideológica ( ... ) es bien conocida como inequívoca e invariable, antes, durante y después de la guerra civil, cuyo resultado me colocó entre los vencidos, y, por tanto, en el exilio interior durante muchos años de ostracismo social, inhabilitación académica, discriminación profesional en la censura y otras penalidades personales y familiares que omito".

La playa de los locos -primer título de la trilogía Mujer y hombre, que se completó con Espejismos y Medea 55- causó serios problemas a Soriano. "Estuve dos años luchando con la censura por ese libro, y eso me deprimió mucho, pero lo superé", recordaba Soriano en una entrevista publicada en 1986.

En los años cincuenta y primeros sesenta, Soriano colaboró activamente en diversas revistas. Más adelante sus inquietudes filosóficas quedaron plasmadas en los tres tomos que formaron Literatura y vida, 1992-1994. En 1969 -junto al que sería su yerno, Miguel Boyer, Manuel Andújar y Eduardo Naval-, Soriano creó, financió y dirigió la revista El Urogallo, en la que estuvo al frente hasta 1976.

Antes había acaecido la muerte de su hijo menor, Juanjo. Aquella muerte iba a marcar no sólo la vida posterior de Soriano, sino también -y muy a su pesar, según declaró en múltiples ocasiones- su carrera literaria: Testamento materno, que se publicaría en 1986, fue reeditado repetidas veces, casi contraviniendo el deseo de su autora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de diciembre de 1996