Toros y vacas de ganaderías españolas incrementan la cabaña brava mexicana

Semen de 'victorinos' se emplea en México y semen de toros mexicanos en España

Un total de 23 machos y 55 vacas preñadas llegaron a México a finales de la semana pasada, importados desde España, para incrementar la cabaña brava, de aquel país americano. El transporte se hizo en avión, desde Sevilla, y dos de las vacas parieron en pleno vuelo. Esta importación de ganado bravo es la primera que se hace desde España a México en 51 años, ya que durante todo este tiempo ha estado prohibida a causa de la fiebre aftosa, ya erradicada. Los ganaderos importadores afirman que las 83 reses refrescarán la sangre brava de sus explotaciones.

Las reses importadas proceden de las ganaderías españolas de Joaquín Buendía, Joaquín Moreno de Silva, Moreno de la Cova, Paco Camino, herederos de Sánchez Fabrés (Coquilla) e Ignacio Pérez Tabernero, y sus compradores son los mexicanos José Chafik y Marcelino Miaja, propietarios de las ganaderías La Gloria, El Olivo y San Martín (una rama de ésta última se encuentra en Badajoz, España); Eduardo Martínez Urquidi, dueño de Los Encinos, y José Arturo Jiménez, propietario de San José.Entre taurinos y aficionados mexicanos ha causado extrañeza la importación, precisamente en estos momentos en que la cabaña brava española está en decadencia, según traslucen la poca casta y movilidad con que suelen salir al ruedo los toros españoles, su notoria mansedumbre y su alarmante falta de fuerza. Sin embargo el ganadero Chafik manifestó a EL PAÍS durante el desembarque del ganado que la razón fundamental de la importación de las reses es que el encaste Saltillo-Santa Coloma -predominante en el conúpeta mexicano- tiene la cualidad de repetir y no caerse. Es una opinión que ya se verá si concuerda con los resultados.

Con anterioridad a esta importación -que Chafik calificó de histórica para la tauromaquia mexicana- los propietarios de las ganaderías de San Martín, La Gloria y El Olivo habían traído a México semen de toros de la ganadería de Victorino Martín, que según ellos mismos manifiestan ha dado buenos resultados. Al propio tiempo, los mismos ganaderos han llevado a España semen de toros mexicanos para mejorar su ganadería San Martín, que compraron a Paco Camino.

Las importaciones del encaste Saltillo-Santa Coloma más connotadas fueron el año 1859, para la dehesa San Diego de los Padres; a finales del siglo XIX para las Tepeyahualco y Piedras Negras, y en 1907 llegaron de España 10 toros y 10 vacas para la ganadería San Mateo, de la que procede la mayoría de la casta mexicana.

Antes de partir de Sevilla, las reses ahora importadas estuvieron en cuarentena y en México deberán cumplir otra en las fincas de San Martín y Los Encinos, del Estado de Querétaro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de diciembre de 1996.