Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No obedecer

El reglamento aprobado ayer persigue defender, a las empresas europeas perseguidas en EE UU en aplicación de la ley Helms-Burton. En cuanto se publique, será de aplicación inmediata en todos los Estados miembros. Sus principios son:

No reconocimiento. No se reconoce validez a ninguna sentencia o decisión administrativa de un tercer país, como la ley Helms-Burton (Cuba) o la ley D'Amato (Irán y Libia).

No acatamiento. Ninguna empresa europea afectada, directamente o por intermediarios, acatará ningún requerimiento o prohibición de tribunales norteamericanos basados en dicha ley.

Résarcimiento de daños. Las empresas europeas afectadas por sus colegas norteamericanas o los bancos, en aplicación de la Helms-Burton, podrán resarcirse de los perjuicios, incluidos los costes legales, causados por aquéllas.

Excepciones. Si alguna empresa incumple el reglamento será sancionada por su Gobierno. Sólo podrá alegar fuerza mayor para acatar la ley extraterritorial del tercer país, siempre y cuando le lo autorice la Comisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de octubre de 1996