El programa socialista propone reducir la presión fiscal a medida que se rebaje el déficit

El programa económico del PSOE se vuelca en predicar una reforma fiscal que "permita crear las condiciones adecuadas para apoyar la inversión, tanto pública como privada" y, a la vez, contrarrestar la fuerte campaña que en este mismo campo, y con mucho adelanto, ha hecho el PP. El programa socialista, que luchará con ese grupo por el voto del centro, propone reducir la presión fiscal y adaptar el impuesto de la renta a medida que se vaya recortando el déficit hasta el 3% del PIB. El PSOE, que mantiene como cabeza de programa los retos de "crear empleo y defender el Estado de bienestar" fundamenta sus actuaciones a la consecución de los criterios de convergencia para alcanzar la unión monetaria.

Más información

Casi nada suena a nuevo. Bien porque ya estaba en el programa de 1993, bien porque ya se habían comenzado a aplicar o proponer actuaciones similares en la última legislatura. El programa, de cuya coordinación se ha encargado Joaquín Almunia durante la Navidad, parte con un objetivo irrenunciable: perseverar en la corrección de los desequilibrios y conseguir un déficit público del 3% sobre el PIB en 1997, y colocar la inflación por debajo de ese porcentaje.Asimismo subraya que el Estado de bienestar debe hacerse compatible con la reducción del déficit, lo que exige la racionalización y control del gasto público que mejore la eficacia económica de la protección y la calidad de las prestaciones".

El PSOE se ha preocupado de buscar nuevos incentivos en aspectos que lleguen al público Sin olvidar esos compromisos económicos. Y en esta ocasión además de las promesas habituales [véase cuadro], la llave está en las medidas fiscales. Según el PSOE, el aumento de la actividad económica y la corrección del fraude permitirán el incremento de los ingresos, fiscales. Por tanto, el aumento de la presión fiscal ha de provenir del ensanchamiento de la base de contribuyentes permitiendo la progresiva reducción. individual.

Asimismo y si la reducción del déficit lo permite, recortaría la presión fiscal en algunas rentas medias y de trabajadores. La entrada en vigor del impuesto de sociedades ya permite aliviar la carga tributaria de las empresas, sobre todo las pequeñas y medianas (pymes). El programa justifica que no se haya abordado antes porque "hubiera supuesto una merma importante de la capacidad recaudatoria".Además de las medidas citadas, el PSOE prevé la adaptación progresiva del conjunto de la tarifa hasta situar el tipo marginal máximo, del 56% actual al 50%. La propuesta del PP es del 40% el máximo y menos tramos. Otra medida de alcance popular para rentas bajas es la limitación máxima en 20 millones de valor catastral de la deducción por compra de vivienda habitual [actualmente no existe techo y desgrava el 30% de la base imponible] y el alargamiento de cinco a seis años la desgravación por cuenta ahorro-vivienda [hace pocos meses el Parlamento aprobó aumentarlo de cuatro a cinco años].

El PSOE se compromete a reformar también el impuesto de sucesiones. y donaciones. El de sucesiones, en. el que la pasada legislatura se introdujo una reforma importante al permitir que se difiera el pago del impuesto, propone "suavizarlo" revisando la tarifa y reduciendo el tipo marginal. Con respecto a la sucesión de bienes empresariales, plantea aplicar una reducción del 25% de la base imponible, con el requisito de permanencia en la empresa un número de años.

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción