Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aprobadas las normas que regulan la reproducción asistida

Sanidad busca la fórmula para actualizar su presupuesto

El Consejo Interterritorial de Salud, formado por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas con competencias sanitarias, aprobó ayer las normas que regulan la reproducción asistida. Éstas, que llegan con ocho años de retraso, imponen requisitos tanto a las unidades que desarrollan la fecundación asitisda, como a los donantes y obligan a realizar un registro de los mismos y de los preembriones.

En su reunión de ayer, los consejeros, autonómicos de Sanidad dieron su beneplácito a las normas que desarrollan la aplicación de la Ley de Reproducción Asistida de 1988, como informaba EL PAÍS el pasado jueves. En concreto, el Ministerio de Sanidad presentó dos decretos, que regulan los requisitos técnicos de los centros dedicados a este fin y los controles obligatorios exigibles para el estudio de donantes y usuarios, y una orden ministerial que establece el registro de donantes y preembriones.Este desarrollo normativo estaba pendiente desde el año 1988 y el descontrol sobre el asunto es tal que ni siquiera se sabe cuántos niños han nacido hasta la fecha gracias a la reproducción asistida. Entre los requisitos exigibles tras la publicación de las normas, se establecen chequeos médicos de los donantes y máximos de edad para los mismos.

El Consejo también analizó una orden que desarrolla el de creto que amplía la gratuidad de los medicamentos a los enfermos de sida para las infecciones oportunistas que sufran como consecuencia de su inmunodeficiencia. La ministra significó la importancia de que la orden entre en vigor a la vez que el decreto, este mismo mes, para que pueda ejecutarse in mediatamente.

La ministra de Sanidad Ángeles Amador anunció que el Gobierno está estudiando una fórmula para evitar que su departamento inicie 1996 con 350.000 millones de pesetas menos de los consignados en el presupuesto, como consecuencia de la devolución del mismo por el Parlamento.

Amador recordó que el presupuesto sanitario está sustraído en la práctica del debate presupuestario, por mediación del acuerdo de 1994 adoptado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera. La ministra señaló que este acuerdo, que prevé un crecimiento sostenido del gasto sanitario en términos iguales al del PIB nominal hasta 1997, debe ser tenido en cuenta para solventar el problema planteado por la devolución de los Presupuestos del año próximo. El presupuesto de Sanidad para este año es de 2,2 billones de pesetas y, aplicando el acuerdo del Consejo, para el año próximo debería situarse, con 350.000 millones más, en 2,5 billones de pesetas. El Gobierno ya anunció que Sanidad no se verá perjudicada por la devolución de los presupuestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de noviembre de 1995