Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas pide a Madrid una reforma profunda del sector

La Comisión Europea pidió ayer al sector pesquero y a las administraciones autonómica y central españolas que elaboren un plan de reestructuración para la flota que faena en aguas marroquíes. "No es sano que un sector económico dependa al 100% de la voluntad de un país tercero", precisó la comisaria de Pesca, Emma Bonino."Si logramos este acuerdo, no sé si lo podremos añadió, para insistir en la necesidad de que Madrid presente un plan que Bruselas, desde hace años, está dispuesta a favorecer y apoyar económicamente. Un plan que no puede elaborar el Ejecutivo comunitario, ya que siempre se le pide que "no haga cosas raras y las imponga desde Bruselas". El plan se justifica por las dificultades periódicas con las que se encuentra la UE para negociar este acuerdo bilateral con Marruecos.

[En Madrid, el secretario general de Pesca, José Loira, respondió a Bonino que España está inmersa en un proceso permanente de "reestructuración, renovación y reubicación" de su flota pesquera, informa Efe.]

Bonino reconoce que lo más difícil para el sector es seguir con este tipo de incertidumbres al no saber lo que va a pasar, y añade que la administración comunitaria está trabajando desde el inicio de esta sexta ronda, el pasado viernes, para lograr un acuerdo exitoso y equilibrado para las dos partes.

El acuerdo en el sector de la pesca, a pesar de no estar vinculado directamente al acuerdo de asociación -"nunca lo estuvo y no lo estará", enfatizó Bonino-, es considerado como prioritario para una apertura mayor de las relaciones entre Marruecos y la UE. En otoño, la UE relanzará las negociaciones con el reino norteafricano para intentar cerrar el acuerdo de asociación.

Sobre la posibilidad de que la delegación marroquí se levante de la mesa y vuelva a Rabat, la comisaria recordó que ésta sigue en Bruselas. El hecho de que "no hayamos suspendido las negociaciones a pesar de que tenemos dificultades es algo positivo", subrayó. Con la presencia de Bonino en Bruselas, parece ahora difícil que la delegación marroquí lleve a cabo su amenaza de interrumpir esta ronda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de agosto de 1995