Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paralizadas las negociaciones sobre pesca entre Ia UE y Marruecos

La quinta jornada de la negociación pesquera entre la Unión Europea (UE) y Marruecos no desembocó en ningún avance que permita vislumbrar un mínimo acercamiento en el nivel de recorte de las capturas de la flota comunitaria durante los próximos tres años. Ayer, y por primera vez desde el inicio de la sexta ronda, las dos delegaciones no mantuvieron ninguna reunión conjunta. Rabat insiste en que no dispone de margen para ceder en el tema más sensible y culpa a la UE de no presentar una contrapropuesta concreta.Los representantes de la flota española reconocen la necesidad de negociar con tranquilidad para alcanzar un acuerdo beneficioso para las dos partes. Sin embargo, el presidente de la federación andaluza- de Yesca, Pedro Maza, recuerda que los pescadores se encuentran en una situación de "calma tensa que no va a ser eterna y puede estallar en cualquier momento". Maza señala que la Administración española indicó, cuando se produjeron los últimos incidentes con camiones cargados de productos marroquíes, que las acciones de los armadores y los marineros llevadas a cabo sobre todo en Andalucía no beneficiaban al proceso negociador. "Ya llevamos un mes y algo sin hacer nada, y hemos visto pocos avances", explica. "Marruecos", recuerda Maza, "no ha restablecido la actividad normal de su flota en el puerto de Algeciras, el más importante de Andalucía, cuando desde hace un mes nadie piensa tomar ninguna medida de protesta o de boicoteo".

Este compás de espera revela que, en estos momentos, las negociaciones están estancadas, o incluso paralizadas. La situación empieza a exasperar a los representantes de la flota española desplazados a Bruselas, que se quejan del hermetismo de las negociaciones. Mientras, la preocupación crece en las comunidades pesqueras de Galicia y Andalucía, lo que hace temer a la Federación del Mar de CC OO (Fetcomar) que pueda producirse en cualquier momento un "estallido social" en el sector. En un comunicado difundido ayer, Fetcomar advierte de ese riesgo y culpa al Gobierno español y a la Comisión Europea de esta situación "que al parecer nadie intenta evitar"."Ni desde la UE, ni desde el Gobierno español se han adoptado políticas tendentes a una menor dependencia de nuestra flota en Marruecos, con lo que las reducciones supondrían efectos insalvables para los trabajadores afectados", aseguran en Fetcomar. A la vista de la preocupación creciente que viven los pescadores andaluces y gallegos, ese sindicato pide a los ministros de Trabajo y Pesca la convocatoria urgente de la Mesa de Medidas Sociales de la Pesca.

La delegación comunitaria se limitó, ayer por la tarde, a celebrar una sesión plenaria con los Estados miembros para informarles del resultado de las negociaciones técnicas mantenidas hasta ahora. A pesar de la ausencia de contactos con la delegación marroquí, fuentes comunitarias niegan que se vaya a suspender esta ronda. Para ilustrar la lentitud del proceso negociador, Bruselas indica que cada vez que se plantea un tema con la delegación marroquí, ésta pide tiempo para consultar con Rabat y señala a continuación la dificultad de obtener una respuesta, ya que una gran parte de la administración de su país está de vacaciones.

Fuentes marroquíes, que al igual que las comunitarias se muestran reacias a valorar desde el inicio de esta sexta ronda cualquier punto de las conversaciones, insisten en que esperan una contrapropuesta detallada y oficial de la UE. Marruecos cree que la nueva oferta comunitaria no se presentará hasta que llegue a Bruselas la comisaria europea de Pesca, Enma Bonino, quién, en principio, regresará hoy a Bruselas procedente de Argentina. "Hasta entonces no se prevé ningún avance", subrayan. Tampoco se descarta un contacto entre Bonino y su homólogo marroquí, Mustafa Sahel, que "permita echar aceite al engranaje de la negociación". Bruselas también ve como Rabat se niega a flexibilizar unas peticiones que califica de excesivas, rechazando las propuestas de compromiso sugeridas.

Los leves avances conseguidos en los temas técnicos -confirmación de la reconducción de las ayudas en cooperación científica y técnica y acuerdo de principio para reforzar los controles a los que estarán sometidos los barcos comunitarios- no permiten iniciar un acercamiento en el nivel del recorte de las capturas o en el área, también conflictiva, de las condiciones de pesca para la flota comunitaria (desembarque obligatorio, o no, en los puertos del reino norteafricano y eventual incremento de los marineros marroquíes en los barcos españoles).

Los Estados miembros fueron ayer informados por Bruselas de los avances alcanzados en el área del control. El propio sector pide que se clarifiquen de partida las nuevas condiciones de vigilancia. En caso contrario, si no se pueden cumplir estas condiciones y se incrementa el control, "no se podrá trabajar". La flota española también pide reciprocidad. Una demanda difícil de satisfacer, ya que, como reconocen fuentes cercanas a la negociación, "no estamos negociando las condiciones de pesca de la flota marroquí en sus aguas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de agosto de 1995

Más información

  • CC OO advierte del riesgo de "estallido social" en el sector