Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descifrado por primera vez todo el genoma de un ser vivo

Es el triunfo de un polémico investigador contra el "establishment" científico en EEUU

Por primera vez, la secuencia completa del ADN de un organismo vivo ha sido descifrada, mostrando el conjunto completo de genes necesarios para su vida. La secuencia en cuestión es una cadena de 1.830.121 pares de bases de ADN -las unidades químicas que forman los genes- de una bacteria llamada Haemophilus influenzae; es decir, toda su base de datos genética. Es un triunfo de Craig J. Venter, el científico que ha encabezado el trabajo de secuenciación y que lo ha presentado en una reunión de la Sociedad Americana de Microbiología en Washington.Venter dejó los Institutos Nacionales de Salud (NIH) por desacuerdos sobre la mejor estrategia técnica a utilizar en el proyecto Genoma Humano y, con financiación privada, ha ganado ahora la carrera de la secuenciación en el primer organismo vivo, en un año de trabajo: Cuando pidió fondos Públicos para este trabajo se rechazó la propuesta con el argumento de que su enfoque no funcionaría.

Función biológica

Venter ha empezado a analizar este genoma completo, aunque "nos llevará meses, si no años, comprenderlo completamente", dice. El genoma del Haemophilus contiene 1.749 genes y, comparando su secuencia con las de genes de función ya conocida de otros organismos, Venter ha podido predecir la función biológica de muchos de ellos. Están en 14 grandes categorías que deben, incluir "todas las enzimas necesarias para la vida", dice. A pesar de su nombre, Haemophilus influenzae, causa infecciones en los oídos, no gripe.

"Es un momento realmente histórico", ha dicho Frederick R. Blattner. "Demuestra la capacidad de tomar la secuencia completa de un organismo y llegar a sus genes, sueño de los genetistas desde hace tiempo". Blattner encabeza el proyecto de los NIH para secuenciar el ADN de la bacteria Escherichia coli, pero van por la mitad. Normalmente se han descubierto genes buscando qué función corresponde a una mutación -o cambio en las bases- en el ADN de una bacteria. Con el catálogo completo, ahora se puede partir del gen para averiguar su función.

La secuenciación completa de genomas abre la puerta a nuevas aplicaciones médicas, como descubrir los genes patógenos de una bacteria, comparando sus formas inofensivas con las que provocan enfermedades.

Venter, al final de su conferencia en Washington, sacó otro conejo de su chistera: la secuencía de un segundo organismo vivo, los 580.067 pares de bases del Mycoplasma genitalium, que tiene uno de los genomas más pequeños conocidos de bacterias y que puede ayudar a determinar el mínimo conjunto de genes necesario para la vida. Esta secuenciación la ha hecho, en tres meses, un equipo dirigido por Claire Fraser, esposa de Venter.

Se han secuenciado ya muchos virus, pero su conjunto de genes es muy pequeño, ya que se replican usurpando la maquinaria de células vivas y carecen de los genes necesarios para existir independientemente. El virus de la viruela, por ejemplo, tiene sólo 186.000 pares de bases.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 1995