Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTO EN LA SANIDAD PÚBLICA

El salario no es lo prioritario, alegan ahora los médicos para no pactar con el Insalud

Once días de huelga en el 75% de los hospitales públicos sin visos de acuerdo

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) rechazó ayer la nueva propuesta del Insalud, que contempla una subida lineal para los especialistas que menos cobran. Aunque su secretario general, Vicente Garcés, admitió que hasta ahora han sido los sueldos el principal escollo, ayer lanzó el balón al tejado de la inestabilidad laboral de los médicos interinos para justificar la continuación de la huelga. Estos facultativos sin plaza fija, que representan el 50% de las plantillas y de momento no se han sumado al paro, manifestaron ayer sus dudas sobre la defensa que de sus intereses realice dicho sindicato.

La huelga iniciada el pasado ocho de mayo en territorio Insalud (10 comunidades autónomas) se ha agravado con la entrada esta semana de los especialistas de Galicia, Andalucía y Valencia. El conflicto afecta al 75% de los hospitales públicos aunque de forma desigual. En tema salarial está suponiendo el nudo gordiano para un acuerdo.Con todo la CESM aludió ayer a otros problemas hospitalarios para rechazar la oferta de la directora general del Insalud, Carmen Martínez Aguayo, a la que acusaron de lanzar "un torpedo de flotación a la bondad de nuestras negociaciones" con la nueva propuesta retributiva.

El documento contempla sólo para 1995 una subida lineal de 20.000 pesetas mensuales, no ligadas a productividad, para los especialistas del Insalud que cobran menos de cuatro millones al año (unos 2.700) y que compatibilizan su trabajo con la práctica privada. Para el resto, con complemento de exclusividad, se ofrece, además, un plus de productividad, ligado a objetivos asistenciales, entre las 750.000 y las 400.000 pesetas anuales brutas. Estos médicos deberán estar dispuestos a trabajar por las tardes, en función de las necesidades del servicio, aunque el total de horas trabajadas seguirá siendo el mismo. En total, una oferta superior a los 6.000 millones de pesetas, según la CESM, y, según el Insalud, dentro del marco financiero prometido de 3.500, ya que la Administración dice haber hecho los cálculos "en función de lo que queda de año y de que no todos los facultativos se van a acoger a la oferta".

La CESM, que sigue rechazando la palabra productividad, justificó ayer la negativa al documento "porque se cifró únicamente en los salarios y no recoge nada de la precariedad laboral de nuestros compañeros [los médicos interinos], que es lo que más nos preocupa", dijo Garcés en rueda de prensa. Las distintas propuestas de negociación que hasta ahora se han cruzado el Insalud y la CESM han contemplado diversas reivindicaciones de los médicos, entre ellas el seguro de responsabilidad civil, la estabilidad en el empleo y la organización hospitalaria. Y hasta ahora, según admitió ayer Garcés, ha habido acuerdo en todo, excepto en las retribuciones. "Nuestro pacto es global, pero la verdad es que el escollo principal era el salarial", reconoció.

El documento de negociación de la CESM exige convocatorias de plazas para los interinos, pero, según afirma la presidenta de la Asociación Nacional de Especialistas Interinos (Anfei), Carmen García-Andrade, "este punto no da una solución global a nuestros problemas".

Los médicos interinos llevan en negociaciones con el Insalud desde abril y se comprometieron a no convocar huelga, aunque a título individual muchos la están secundando. "Estamos de acuerdo con las reivindicaciones salariales, pero nosotros ahora preferimos primero comer y luego cambiar de coche". La equiparación salarial que buscan los médicos ya no tiene su horizonte en las autonomías que más ganan, sino en Europa, según dijo ayer el responsable del sindicato médico en Euskadi, Kepa Urigoitia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 1995