Los museos estatales han perdido un 23% visitantes desde que se cobra la entrada

Los 82 millones de pesetas recaudados han ido a parar a las arcas de Hacienda

Los 17 museos estatales dependientes del Ministerio de Cultura y distribuidos por todo el país han perdido un 23% de visitantes -156.516 sobre cerca de 700.000- desde que entró en vigor la orden de cobro de entradas el pasado 15 de julio. En este tiempo se han recaudado 82 millones de pesetas, que han ido a parar a las arcas de Hacienda y no han revertido en estos centros, entre los que se encuentran las cuevas de Altamira y el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. Luis Antonio Buñuel, subdirector general de los Museos Estatales, restó importancia al descenso de visitantes alegando que "no se trata de un impacto significativo" y que en ningún caso "podernos hablar de desplome de visitas".

Más información
La caída de público en el Reina Sofía mayor que la del Museo del Prado

El subdirector de Museos especificó también que su departamento prepara un estudio sobre los visitantes a los museos estatales para determinar el impacto real de la nueva orden y establecer un perfil de las personas que acuden a estos centros. Buñuel especuló con la posibilidad de que entre los visitantes perdidos se cuenten muchos paseantes -"los que iban a los museos porque no tenían nada mejor que hacer" y grupos familiares a los que la visita les podría salir bastante cara. El subdirector constató también que un factor de retraimiento podría ser la crisis económica. "En ningún caso", aclaró Buñuel, "daremos marcha atrás". Se trata de una sentencia del Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea que obligaba a España a dar el mismo trato a los visitantes españoles que a los de la Unión Europea. El próximo mes de abril entran en vigor los bonos de utilización conjunta para entrar en los museos estatales.En los seis primeros meses de 1994, cuando la entrada era gratuita para los españoles, acudieron 697.798 personas a los 17 museos de gestión directa del Ministerio de Cultura que permanecen abiertos. En los seis meses siguientes, con el cobro de la entrada, el número de visitantes fue de 541.282; lo que supone un 23% menos que en el período anterior. La cifra agrupa a los que entraron pagando cualquier tipo de tarifa: la normal -400 pesetas-, la reducida o la gratuita. Según los datos recogidos por la subdirección de museos, más del 50% de los visitantes han entrado de forma gratuita (la entrada es libre para los mayores de 65 años y los estudiantes).

'Buque insignia'

En estos seis meses, el Museo Arqueológico, considerado como el buque insignia de los museos estatales, recibió a 83.450 visitantes; en el caso de que todas estas personas hubieran pagado la entrada, se hubieran recaudado más de 37 millones de pesetas, y si ese dinero revirtiera en el centro probablemente el museo no necesitaría recurrir a un patrocinador para financiar la exposición sobre Egipto que está preparando.

El subdirector de Museos no quiso pronunciarse sobre si lo correcto sería que los fondos recaudados, en lugar de entregarse en Hacienda, se utilizaran para financiar parte de los gastos de estos organismos. "Yo pretendo que revierta lo más posible y creo que ésa es la idea general que circula por el ministerio. De momento, el subsecretario de Cultura nos ha pasado un cuestionario sobre la situación recaudatoria en los museos", dijo.

El presupuesto general de este departamento es de 21.000 millones. Si sigue la tendencia de los seis primeros meses de aplicación, las previsiones de recaudación por entradas se cifrarían en unos 160 millones de pesetas al año. Los recortes presupuestarios también han llegado a los museos. Los 1.000 millones de recorte afectarán fundamentalmente a las obras pendientes: "Los recursos públicos son escasos, y lo que intentamos es priorizar las inversiones. Lo que les falta a los museos es dinero; unos tienen problemas con los edificios y otros están pendientes de informatización; unos y otros se van a ir resolviendo", aclaró Buñuel.

Sobre el cambio de titularidad en los museos, anunciado por la ministra Carmen Alborch en su última comparecencia en el Senado, Buñuel especificó que "ahora mismo nadie sabe con qué museos se va a quedar el Estado". El proceso para determinarlo no ha hecho más que iniciarse, -Cultura comparte con las distintas autonomías la gestión de 88 museos-.

Para el subdirector de los Museos Estatales, "el Estado de las autonomías y las transferencias culturales llevan 10 años de funcionamiento y ya es hora de estudiar y analizar la situación creada. Se ha definido un plan estratégico que implica una política de museos. Primero, habrá que definir qué es un museo estatal, uno autonómico y uno local. Segundo, se tratará la organización interna".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS