Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Robert Gallo espera más de los fármacos contra el sida que de las vacunas actuales

Inaugurado el III Congreso Nacional sobre el VIH en La Coruña

El investigador estadounidense Robert Gallo abrió ayer en La Coruña el III Congreso Nacional sobre el Sida con una visión más que escéptica sobre las actuales vacunas contra la enfermedad. "Nosotros sabemos que ninguna de las actuales es buena", dijo. Son las terapias en investigación, farmacológicas y genéticas, las que infunden más esperanzas a este polémico virólogo, que compartió, sólo por unos años, la gloria de descubrir, junto al francés Luc Montagnier, el VIH, antes de que se le excluyera oficialmente de la paternidad de este descubrimiento.

El hecho, según Gallo, de que la comunidad científica cuente en estos momentos con vacunas del sida sólo parcialmente eficaces "ha llevado al mundo al terrible dilema de si se deben aplicar o no", afirma el polémico investigador.El pasado año, la Food and Drugs Administration (FDA) estadounidense decidió no iniciar ensayos humanos con seis de estos prototipos, precisamente por su escasa eficacia, lo cual no impidió que meses después la Organización Mundial de la Salud (OMS) apoyara su uso en países del Tercer Mundo con alta incidencia de casos. Tailandia ha sido el primero, a finales de 1994, y Brasil se está preparando para iniciar ensayos a gran escala en breve. Pero Gallo no quiso. pronunciarse al respecto. "Esto no es un problema moral. Si EE UU se hubiera interpuesto, la primera reacción de todo el mundo hubiera sido tacharnos de intervencionismo o imperialismo".Fernando Zacarías, director del programa del sida de la OMS para Latinoamérica, aclaró ayer que tener una vacuna que funcione en EE UU no implica que necesariamente vaya a funcionar en Tailandia. La decisión de la OMS se ampara en los posibles beneficios que puede tener para una población muy infectada y bajo petición expresa de los Gobiernos implicados con todo tipo de garantías éticas. "La OMS no puede exponerse a un experimento de esa naturaleza". Entre las terapias farmacológicas que se debatirán en el congreso figura la propia investigación de Gallo. Todavía en fase de laboratorio, el investigador del Instituto, Nacional del Cáncer (Bethesda, EE UU) trata de provocar la apoptosis celular tumoral (la muerte celular programada) en el sarcoma de Kaposi -enfermedad oportunista del sida-, utilizando para ello la hormona placentaria gonadotropina.Polémicos en los próximos días serán los resultados de las combinaciones de medicamentos actuales para frenar el avance del sida. Aunque los expertos confían más en encontrar una solución por esta vía que en vencer definitivamente al virus más mortífero de finales de siglo.El virólogo español Rafael Nájera anuncié la próxima realización en la Universidad de San Diego (EE UU) de la primera terapia génica en humanos en el campo del sida. Se trata de un mecanismo, parecido a una vacunación intracelular, que intenta introducir una parte del gen del VIH en el interior de los linfocitos que son atacados por el virus. "La proteína que segrega ese gen rechaza la posible infección en las células".Un paso más es intentarlo en líneas celulares, es decir, inyectando el gen en las. células precursoras hematopoyéticas de médula ósea, o células madre, consiguiendo que se expresara en todas sus descendientes. De esta forma la terapia se restringiría a una sola inyección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de marzo de 1995