Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una larga y eterna cola

A la actual ministra de Sanidad, Ángeles Amador le ha tocado arreciar un temporal que se venía preparando en España desde hace años, por un desajuste importante entre el número de licenciados en Medicina que salen cada año de las 26 facultades y las plazas disponibles para su formación de posgrado.El sistema MIR fue aprobado en 1978 y apenas tres años después, en 1981, ya se produjo una promoción que arrojaba al mercado 20.000 nuevos graduados para optar a aquellas plazas, menos de la cuarta parte de la demanda.

La bolsa de aspirantes al MIR empezó a engordar desde entonces, aunque el número de nuevos titulados se fuera redujendo a los 4.000 o 4.500. Actualmente hay un total de 33.512 estudiantes de medicina en España. La directiva europea, que entra en vigor el mes que viene, ha terminado por reventar el saco.

Amador insistió, ayer por la mañana en el Congreso, en que esta normativa que exige una formación de posgrado en Europa piara acceder a la sanidad pública no vacía de contenido la licenciatura. "La única modificación afecta a la contratación en el sector público de médicos generales".

Tras acusar al PP de estar manipulan de las protestas de los estudiantes, reafirmó la propuesta hecha por su subsecretario, José Luis Temes, de ir "reduciendo paulatinamente" el número de estudiantes para adaptarlos a la capacidad de formación y también a las necesidades asistenciales del sistema nacional de salud. La ministra descartó sin embargo la posibilidad de convocar más plazas MIR para la formación de médicos generales. "Es algo que no podemos plantearnos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de diciembre de 1994