Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pionero del trasplante de órganos de animales se muestra pesimista

Thomas Starzl dice que sus ensayos de implantes de hígado de mandril están en punto muerto

Thomas E. Starzl, el cirujano que efectuó el primer trasplante de hígado en humanos, está convencido de que los trasplantes de órganos de cerdos transgénicos no funcionarán. Así lo dijo ayer en la inauguración de un moderno bloque quirúrgico, en el hospital Materno Infantil de Vall d'Hebron, en Barcelona. Su programa de trasplante de hígados de mandril también se encuentra en un punto muerto.

Desde que en 1967 Thomas Starzl efectuara el primer trasplante de hígado con éxito se han realizado en el mundo más de 20.000 implantes de este órgano con excelentes resultados. Cada año se realizan en Estados Unidos más de 4.000 trasplantes de hígado, pero cada año, también, otros 5.000 enfermos que lo precisan se quedan en la lista de espera por falta de un órgano compatible.Este desfase ha llevado a Starzl y a otros equipos a intentar el trasplante de órganos de animal. En estos momentos se está trabajando en dos líneas: el trasplante de hígado de mandril, dirigido por el propio StarzI, y el de cerdos transgénicos. Starzl no cree, sin embargo, que la línea de los animales transgénicos vaya a dar buenos resultados. "No está bien establecido que vayan a ser compatibles", dijo ayer.

Tampoco han tenido éxito, hasta ahora, los hígados de mandril. Starzl trasplantó el primero en 1992 a un paciente terminal de 38 años que sobrevivió 70 días. El paciente falleció por un fallo multiorgánico, pero el hígado estaba en buenas condiciones.

En 1993, Thomas Starzl efectuó el segundo intento de estas características en un enfermo de 62 años, que vivió 17 días. El equipo tiene autorización únicamente para otro intento, y Starzl sabe que se juega la línea de investigación en este tercer trasplante, que ya ha pospuesto en varias ocasiones.

Ayer dijo que lo intentará de nuevo, "tal vez dentro de los próximos 12 meses". "En cualquier caso esperaremos a tener resueltos algunos problemas técnicos y ensayar más unos fármacos que estamos estudiando", dijo.

Starzl trabaja intensamente desde hace unos años en uno de los hallazgos que él considera más prometedores: el quimerismo. Durante sus investigaciones inmunológicas, el científico norteamericano descubrió un fenómeno natural que hasta entonces había pasado desapercibido: que el órgano implantado inicia una colonización celular pacífica del organismo receptor.

Starzl intenta ahora potenciar este fenómeno natural inyectando células de la médula ósea del donante en la médula ósea del receptor para confundir al sistema inmunológico y evitar el rechazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de noviembre de 1994