LA CRISIS DE PSV

Las subvenciones a los sindicatos aumentan un 20% en los Presupuestos de 1995, tras ocho años congeladas

Los sindicatos iniciarán 1995 con un alivio en sus finanzas. Los Presupuestos para 1995 recogen una subida del 20% en las subvenciones a las centrales. Esa partida, ahora de 1. 500 millones de pesetas, estaba congelada desde hace ocho años y se destina a la formación de los cuadros sindicales. Sus destinatarios son todas las centrales y sus delegados en función de la representatividad obtenida en las elecciones sindicales.UGT intentará complementar ese aumento del 20% en las subvenciones con otro incremento, también del 20%, en la recaudación de las cuotas de sus afiliados, que prevé obtener por mejora en el cobro. Junto a la subida de ingresos, la dirección del sindicato prepara un plan de ajuste en los presupuestos de la organización confederal.

Más información
9.000 socios de PSV piden la revocación del auto de Moreiras.
UGT quiere que el Gobierno le devuelva el patrimonio histórico para pagar deudas de PSV

El recorte será del 5% en los gastos generales e irá acompañado de una reducción del personal -compuesto de 120 trabajadores-, que se aplicará no renovando las bajas vegetativas. También pretende ahorrar 125 millones de pesetas que paga ahora por alquiler de locales. El más significativo es el convento de las Arrecogías, situado en la madrileña calle de: Hortaleza, y donde se encuentra la sede de la ejecutiva conféderal. Este edificio es propiedad de IGS y lo tiene arrendado a UGT por 85 millones de pesetas al año.

La dirección (le la central prevé abandonar la sede de Hortaleza en el primer trimestre de 1995 y se instalará en el edificio de avenida de América, donde tienen ya sus oficinas las federaciones de industria. A su vez, IGS se instalará en el convento de su propiedad y dejará el inmueble de la calle Orense que tiene en arrendamiento.

Ese plan de ajuste afecta únicamente a los presupuestos de la dirección confederal y no a las uniones territoriales ni a las federaciones de industria, que tienen plena autonomía en sus cuentas y en sus gastos. Por ello, la única responsable de las deudas con el ICO es la ejecutiva confederal que, en solitario, debe hacer frente a la devolución del crédito de 10.700 millones de pesetas dedicado al agujero de IGS-PSV.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS