19 millones de españoles comenzarán a elegir a su médico especialista el próximo año

Amador anuncia la creación de una póliza de seguros para todo el personal sanitario

Aunque aún de forma experimental, desde hace tres meses, las mujeres de algunas zonas de Asturias y Soria pueden escoger libremente a su ginecólogo dentro del Insalud (el 43% de la sanidad pública). La experiencia se extenderá a todas las especialidades a partir de 1995, según anunció el Congreso la ministra de Sanid, Ángeles Amador. La titular de Sanidad confíaen que "aumente en mucho" su presupuesto para el año próximo, que prevé un seguro, al que por segunda vez se recurre, para cubrir la responsabilidad civil de todo el personal sanitario.

Cuando en octubre de 1993 entró en vigor la libre elección de médico general y pediatra, la ministra ya anunció que el siguiente objetivo serían los especialistas. Los primeros pasos de esta medida se darán a partir de 1995, aunque su implantación total todavía no tiene fecha, según reconoció Ángeles Amador durante su comparecencia de ayer en la comisión de Sanidad del Congreso. De momento sólo está previsto para el territorio Insalud, que da cobertura a 19 millones de españoles. Otros servicios de salud han anunciado su intención de hacer lo mismo.En el año largo de experiencia de elección de médico general y pediatra, alrededor del 2,5% de los usuarios del Insalud (algo más de 400.000) ha pedido el cambio. Siempre con las limitaciones al área sanitaria correspondiente a su domicilio (Madrid tiene hasta 11 áreas sanitarias) y las disponibilidades del médico- elegido. Similares condiciones se establecerán para la elección de especialista, según dio a entender la ministra, quien reconoció que "costará" realizar este objetivo.

La diputada de IU, Ángeles Maestro, consideró que la medida sólo es "una enorme cortina de humo" para evitar afrontar un problema más grave: las condiciones en las que trabajan los profesionales sanitarios. Ángeles Amador tuvo que admitir que no ha sido capaz "por su envergadura" de elaborar en su primer año de legislatura los proyectos de ordenación profesional y el estatuto marco.

Una reivindicación urgente del personal sanitario es la seguridad frente al cada vez mayor número de demandas por errores médicos. En este sentido, Sanidad repite experiencia con la asignación en los presupuestos de 1995 de un crédito destinado a una póliza para todos los trabajadores de la sanidad "por varios cientos de millones de pesetas".

Disminución del gasto

Ángeles Amador guarda celosamente la cifra del presupuesto sanitario para 1995, que según fuentes del departamento superará los tres billones de pesetas. Ensaya un nuevo modelo financiero que, además de partir del gasto real del año anterior, prevé una revisión del reparto por autonomías y una estabilidad vinculada a variables como el crecimiento anual del PIB (España es de los países europeos con menor gasto sanitario en relación con el PIB).

La insuficiencia presupuestaria hasta ahora, reconocida por la propia ministra, ha vuelto a acumular una deuda en todo el Sistema Nacional de Salud -Insalud más servicios regionales de salud- de 290.000 millones de pesetas que se pagará en tres años con un crédito extraordinario.

Amador se mostró realmente satisfecha de la desaceleración del crecimiento del gasto que se ha empezado a producir en 1994. Aseguró que en el territorio Insalud se ha frenado en cinco puntos. El ahorro en farmacia ha sido uno de sus pilares, ya que mientras en el primer semestre de 1993 la factura había crecido un 12%, en el mismo periodo de- 1994 sólo subió el 4,29% (el importe total cada año supera los 700.000 millones de pesetas). En ello han influido medidas externas como la rebaja del precio de los medicamentos ofrecida por Farmaindustria y el descenso del IVA en tres puntos, pero también la racionalización de las prescripciones de los médicos, que se ha traducido este año en un 7% menos de recetas.

En cuanto a las listas de espera, el Ministerio de Sanidad sólo ha podido afrontar de momento una reducción como máximo del 54% en las de demora superior a los seis meses, la previsión para finales. de 1994 que hizo la ministra. Como novedad se propone clasificar estas listas por patologías según su urgencia. "No es lo mismo esperar seis meses por una catarata que por unas varices", indicó Amador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 20 de septiembre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50