Fotonoticia:

Fin de fiesta en Arganda

El sexto novillo del último festejo de la feria de Arganda del Rey (Madrid), celebrado ayer, ya estoqueado y arrastrado por las mulillas, es izado en grúa hasta un camión que lo llevará a la carnicería para el despiece. Tal es el uso de los festejos argandeños, que despierta la curiosidad del público asistente a las corridas y de los transeúntes. El epílogo ferial transcurrió con escasa brillantez, pues unos novillos grandes, bien armados y descastados -hierro de Román Sorando-, crearon problemas a los diestros. Abel Oliva tuvo silencio en su lote; Rodolfo Núñez, vuelta al ruedo y silencio, y Niño de Belén, oreja y palmas. Hubo un lleno en la plaza, que se construye cuadrada, delante del Ayuntamiento y con cuatro tendidos altos, dos de los cuales ocupan las peñas con sus músicas. La feria de Arganda, que consta de seis festejos, ha adquirido fama, pues en ella participan los novilleros más destacados de la temporada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción