Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos se muestra dispuesto a discutir con Castro el proceso de democratización en Cuba

El Gobierno de Estados Unidos dejó ayer la puerta abierta a una futura negociación política de mayor calado con Cuba, aunque advirtió que esa posibilidad está condicionada al inicio de un proceso de reformas en el régimen que encabeza Fidel Castro. Estados Unidos no precisó qué refor- mas deben ser ésas, pero aclara que está dispuesto a hablar de la democratización igual que ha discutido con La Habana sobre la emigración.

"Si hubiera un propósito para esas conversaciones, las mantendríamos lo mismo que las hemos mantenido sobre emigración hasta alcanzar el éxito", declaró ayer el secretario de Estado norteamericano, Warren Christopherl, en una entrevista en un canal de televisión. Christopher dijo que Castro "sabe lo que tiene que hacer para que podamos hablar de otros asuntos".Christopher añadió que unas conversaciones con Cuba en estas circunstancias serían consecuentes con el Acta para la Democracia en Cuba, la legislación norteamericana que obliga al embargo económico a la isla. Esta declaración puede ser entendida como una señal de aviso a los sectores que defienden la parte más dura de esa legislación, particularmente el exilio cubano en Miami y una mayoría del Congreso.

Aunque no es la primera vez que Washington señala que el inicio de la democratización en Cuba permitiría una mejora de las relaciones con ese país, la declaración de Christopher, dos días después del acuerdo de emigración alcanzado en las conversaciones de Nueva York, respalda la impresión de que la política norteamericana hacia Cuba puede empezar a cambiar de dirección.

Sin embargo, la proximidad de las elecciones legislativas parciales del próximo mes de noviembre, en las que la Casa Blanca teme que la crisis cubana pueda ser utilizada en su contra, parece alejar hasta después de esa fecha cualquier novedad en cuanto a nuevas negociaciones.

Los plazos están condicionados también por la situación de los 30.000 ciudadanos cubanos que se encuentran ya albergados en la base norteamericana de Guantánamo. Los refugiados no serán admitidos legalmente en Estados Unidos si no regresan a Cuba para solicitar un visado.

La situación en la base es cada día más insostenible. Dos mil refugiados cubanos confinados en Guantánamo se manifestaron ayer por segundo consecutivo contra los acuerdos de emigración alcanzados en Nueva York entre representantes de Washington y La Habana.

El sábado, cuando 2.500 refugiados protestaron contra el acuerdo, uno de ellos resultó resultó herido por cortes de bayoneta y permanece hospitalizado en la propia base.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de septiembre de 1994

Más información

  • Dos mil refugiados se manifiestan por segundo día consecutivo en la base de Guantánamo