Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejercito de Gambia derroca al Gobierno con un golpe incruento

Banjul / Dakar

Las Fuerzas Armadas de Gambia anunciaron ayer que habían tomado el poder en este pequeño país africano: una estrecha franja de terreno de 11.300 kilómetros cuadrados englobada en Senegal, con poco más de un millón de habitantes. Según un comunicado difundido por la radio estatal, una junta militar se ha atribuido el golpe de Estado incruento que ha derrocado al Gobierno del presidente Dauda Jawara, en el poder desde 1965, cuando Gambia obtuvo la independencia del Reino Unido. Jawara, que había sido reelegido democráticamente en 1992, se ha refugiado en un buque de guerra estadounidense atracado en el puerto de la capital, Banjul.En el golpe participan varias unidades militares que se amotinaron el viernes y ocuparon el aeropuerto de Banjul y un centro de telecomunicaciones para reclamar el pago de sus salarios atrasados. Estos militares acababan de regresar de una misión pacificadora en Liberia.

Los cuatro tenientes que integran la junta militar han decretado la suspensión de la Constitución y la prohibición de los partidos políticos. Al mismo tiempo, los golpistas han implantado un toque de queda y el cierre de las fronteras. Las Fuerzas Armadas de Gambia -que cuentan con unos 800 miembros- también han ordenado a los miembros del Gobierno que se presenten en las comisarías de policía "por razones de seguridad y para prestar fidelidad a las nuevas autoridades".

Mientras, Senegal ha puesto a sus Fuerzas Armadas en estado de alerta, aunque el Gobierno de Dakar aún no ha ofrecido una reacción oficial. Fuentes próximas al Ejecutivo senegalés excluyen cualquier intervención en el país vecino. La actuación del Ejército de Senegal salvó a Dawara de un golpe militar en 1981. Tras varios atentados contra el presidente, Gambia formó en 1982 una confederación con Senegal, que quedó disuelta en 1989 a causa del rechazo gambiano a una unión aduanera.

Los 35 españoles que se encuentran en Gambia, entre ellos varios turistas, están fuera de peligro, según la Embajada de España en Dakar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de julio de 1994