Garzón pone voz a Blas de Otero

Las 200 personas que asistieron anoche en San Lorenzo de El Escorial (Madrid) a un recital en homenaje al poeta bilbaíno Blas de Otero (1916-1979), se sorprendieron al comprobar que entre los participantes se encontraba el juez Baltasar Garzón.

La sorpresa del público, en su mayoría profesores y alumnos de los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid, aumentó cuando el presidente de la Sala Quinta de la Audiencia Provincial, fuera de programa, subió al escenario del teatro Real Coliseo Carlos III y recitó los poemas Por venir y Juicio final, ambos del autor vasco, para competir con los actores y cantautores que sí se encontraban en la programación: Pepe Martín, Juan Diego, Pedro Ávila e Imanol Lazabal.

Más información
Vázquez Montalbán afirma que la sociedad va hacia "un choque de integrismos"

Garzón, que definió al poeta como un "viejo compañero de juventud que me enseñó muchos caminos en los tiempos difíciles", dijo que toda la poesía es una forma de militancia. El juez reconoció ante el público que le aplaudió antes y después de subir a escena, que era raro ver a un juez recitar poesía, pero que Blas de Otero, licenciado como él en Derecho, también fue juez, aunque sólo ejerció durante un breve periodo de tiempo.

"Soy uno más que busca el porvenir y el futuro", les comentó el juez Garzón a un grupo de periodistas que se interesaba por esta faceta del que fue número dos del PSOE en las últimas elecciones generales y, posteriormente, frustrado secretario de Estado del flamante Ministerio de Justicia e Interior.

Sobre su actuación en la velada literaria de El Escorial dijo que ésta había sido una idea que se le ocurrió a la escritora Fany Rubio, amiga y paisana "de Jaén", por supuesto, y que era una cuestión de amigos que le ha dado la oportunidad de recitar estos dos poemas.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS