Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO ROLDÁN'

La fuga de Roldán obliga a Asunción a dimitir

González agradece que el ministro asuma su responsabilidad, pero le aplaza la renuncia

Luis Roldán, el ex director general de la Guardia Civil que desde mediodía del viernes es prófugo de la justicia, ha puesto al Gobierno contra las cuerdas. La fuga de Roldán, buscado intensamente en toda España, provocó ayer la dimisión del ministro del Interior, Antoni Asunción, y una rápida respuesta del jefe del Gobierno, que le pidió que continuara en el cargo hasta que se localice al huido. Mientras que la oposición calificaba ayer de "insostenible" la situación creada en el país, González, que ha suspendido su viaje a Rumania y Bulgaria, insistía en la necesidad de actuar "con la cabeza fría". PP e IU han pedido la urgente comparecencia de González en el Congreso.

El titular de Interior, Antoni Asunción, presentó ayer su dimisión al presidente del Gobierno, Felipe González, asumiendo la responsabilidad política por la fuga del ex director de la Guardia Civil. Asunción, sin embargo, se ha dado a sí mismo un plazo de unos días -previsiblemente hasta el Consejo de Ministros del próximo viernes- para capturarle. Si para entonces no ha sido localizado, Asunción abandonará el cargo al que accedió hace cinco meses, según fuentes del departamento. El presidente del Gobierno ha expresado al ministro su reconocimiento por asumir la responsabilidad política del caso, pero también, en línea con la postura del propio ministro, le ha encargado que siga por el momento al frente de los cuerpos policiales para intentar detener al ex jefe del instituto armado."El Gobierno tiene especial interés en que esta persona [Luis Roldán] sea puesta a disposición judicial cuanto antes y continuar con todas y cada una de las comisiones de investigación que hay en el Parlamento para que se llegue hasta el final, hasta el fondo, de todos los asuntos que están enturbiando y empañando la imagen de la clase política y del Gobierno ante la opinión pública", declaró el ministro del Interior en una rueda de prensa celebrada a mediodía de ayer en Madrid.

Veintidós horas después de que la juez Ana Ferrer decretara la detención de Roldán, Antoni Asunción se mostró aparentemente más tranquilo que otros miembros de su equipo, que se revolvían nerviosos en sus asientos. Sólo cuando creyó que había dado las explicaciones que debía, el ministro cortó bruscamente su comparecencia y se levantó negándose a responder más preguntas sobre un caso cuya gravedad reconoció abiertamente.

Responsable político

"Sería deseable que la detención de esta persona se produjera en las próximas horas, aunque técnicamente también es posible que se dilate más en el tiempo", dijo Asunción para explicar su dimisión. En su opinión, "no sería políticamente asumible" que permaneciera en el cargo "el responsable político de que no esté ya a disposición judicial el ex director de la Guardia Civil". Mientras tanto, todos los cuerpos policiales están movilizados para hallar alguna pista, partiendo de la hipótesis de que éste se esconde en España.

El ministro repitió en varias ocasiones que su deseo es que el fugitivo sea puesto a disposición judicial "cuanto antes", reconociendo implícitamente que la escapada de Roldán ha puesto al Gobierno en serios apuros. Deseó que haya "la fortuna" de detener al "señor Roldán" en los próximos días porque "no puede haber más plazo". Y agregó: "Sería poco serio que tuviéramos un ministro con una carta de dimisión durante varias semanas o meses".

El responsable de Interior no quiso aventurar nada acerca de la investigación que se ha abierto para aclarar los "fallos" que permitieron que Roldán huyera sin que tal cosa fuera advertida a tiempo. En ningún momento quiso culpar a sus subordinados ni anunciar relevos en la cúpula policial, aunque "si hubiera negligencias, naturalmente saldrán y se depurarán responsabilidades".

A la vista del desarrollo de los acontecimientos, está claro que el titular de Interior se equivocó al asegurar el pasado jueves que le constaba que el fugitivo estaba localizado en Galicia. Tal convicción la hizo sobre la base de "datos fiables" facilitados por sus escoltas, partiendo de la comunicación sobre su último desplazamiento. En una especie de contricción pública, ayer reconoció: "Tuve un error y tengo que pagar por ello".

No quiso responder claramente a la pregunta de si su dimisión es irrevocable, aunque agregó que ha pedido al presidente del Gobierno que no le conteste a su petición de dimisión, que éste "aceptará cuando crea conveniente, pero que no podrán pasar muchos días hasta que la acepte porque, de lo contrario, esto sería insostenible".

Asunción aseguró que "no se puede seguir ni vigilar a nadie si no hay una orden judicial", motivo por el que el ex director general podía moverse libremente. Negó la existencia de un pacto entre el Gobierno y Roldán para que éste no revele los trapos sucios que conoce por los siete años que estuvo al frente de la Guardia Civil. "El señor Roldán, si tiene que hacer acusaciones, que las haga. Confío que tendrá tiempo en la cárcel para hacerlas. Confío. Y comprenderán que lo deseo también personalmente. Si algún día tiene esas acusaciones que hacer, que las haga. Y conviene que las haga pronto, si es que las tiene", dijo.

Según el ministro, el PP "no ha parado de lanzar falsas imputaciones con el único objetivo de desprestigiar al Gobierno" u obtener rentabilidad electoral, pese a que el Gobierno está empeñado en depurar a los corruptos. "No hay que ensuciar la vida pública y le pediría al Partido Popular que mida bien sus palabras". Asunción calificó de "indiferente" que Interior tardase tres horas en difundir a todos los cuarteles y comisarías la orden de detención de Roldán cursada por la juez Ferrer sobre las dos de la tarde del pasado viernes. El ministro aseguró que su departamento estaba "totalmente en guardia" desde la noche anterior, hasta el extremo de que ya se habían "ajustado las fronteras con Portugal".

Los ministros de Transportes, José Borrel, y Administraciones Públicas, Jerónimo Saavedra, mostraron ayer su apoyo a Asunción, y opinaron que el titular de Interior debe volver a su puesto si Roldán es detenido.

"He resuelto afrontar mi responsabilidad"

Antoni Asunción explicó textualmente así durante la rueda de prensa de ayer a mediodía las razones de su dimisión al frente del Ministerio del Interior: "Creo que políticamente no sería asumible que el titular de este ministerio, y ahora responsable político de que no esté ya a disposición judicial el ex director general de la Guardia Civil, he naturalmente resuelto afrontar mis responsabilidades políticas presentando mi dimisión al presidente del Gobierno"."Por tanto, yo ya quedo a su entera disposición para que, bueno, en el más breve plazo posible resuelva, acepte el cese, y, naturalmente, eso sí, con el expreso deseo que seguiré colaborando en todo lo que yo pueda para que sea puesto a disposición judicial cuanto antes. Que quede clara, que quede muy nítida la voluntad del Gobierno, que quiere llegar al fondo de toda esta situación".

"Concentrarse en su localización y detención"

Poco después de que Antoni Asunción anunciase su intención de abandonar Interior por su responsabilidad política en la huida de Luis Roldán, el secretario general del Portavoz del Gobierno, Miguel Gil, apuntaba la postura del Ejecutivo y su presidente, Felipe González. "El presidente del Gobierno, en conversación telefónica mantenida a primera hora de esta mañana, ha expresado su reconocimiento al ministro del Interior, Antoni Asunción, por la decisión de asumir la responsabilidad política derivada de la desaparición del señor Roldán", declaró Gil."Al mismo tiempo, el presidente ha indicado al ministro del Interior que en este momento se concentre en la dirección de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para, la localización del señor Roldán, su detención y su puesta a disposición de la justicia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 1994

Más información