Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO ROLDÁN'

Cinco meses y cinco días

Cuando José Luis Corcuera abandonó la cartera de Interior el 18 de noviembre de 1993, después de que el Tribunal Constitucional invalidara la llamada patada en la puerta de la Ley de Seguridad Ciudadana, uno de los primeros nombres que apareció en las quinielas de ministrables fue el de Antoni Asunción, que desempeñaba en ese momento el cargo de secretario de Estado de Asuntos Penitenciarios. Otro de los candidatos que se barajaban entonces para sustituir a Corcuera era Luis Roldán, cuya fuga ha provocado la dimisión de Asunción tan sólo cinco meses y cinco días después de su llegada al ministerio.El nombramiento oficial de este ingeniero valenciano de 42 años al frente de Interior se produjo el 24 de noviembre, cuando, tras las primeras informaciones publicadas por Diario 16, el nombre del ex director general de la Guardia Civil había pasado de las listas de candidatos a ministro a los titulares que denunciaban su sospechoso aumento patrimonial.

Asunción se había ganado fama de duro en su gestión al frente de Asuntos Penitenciarios, donde había impulsado la reinserción de los terroristas y la política de dispersión de los presos etarras. En la toma de posesión del nuevo ministro, Corcuera tuvo unas palabras para el ex director de la Guardia Civil, a quien calificó de "hombre cabal", y el propio Asunción dijo tener en "alta valoración" el trabajo de Roldán al frente del instituto armado.

Política antiterrorista

La marcha del Secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera, uno de los pilares del equipo saliente de Interior, marcó un giro radical en la política de contactos con ETA. La negativa de Asunción a mantener cualquier tipo de diálogo con la banda terrorista llevó al vicepresidente de los socialistas vascos, Mario Onaindía, a ofrecer el diálogo a HB a cambio de una tregua de ETA. Asunción, ante la polémica originada por la divergencia de políticas en el PSOE, convocó a los partidos del Pacto de Ajuria Enea para garantizar la continuidad de su política antiterrorista y distanciarse de la iniciativa de los socialistas vascos.

El asunto de los fondos reservados ha obligado a Asunción a comparecer ante la comisión parlamentaria que investiga el caso Roldán. El ministro, que había declarado que consideraba los fondos reservados "un instrumento imprescindible para combatir el terrorismo", no mostró ningún documento para avalar el buen uso de los fondos, ofreciendo su palabra como única garantía.

La polémica ha rodeado también su apoyo al indulto a los guardias civiles condenados por las torturas en el caso Linaza, y a la concesión del tercer grado penitenciario a los ex policías José Amedo y Michel Domínguez.

Durante su mandato se ha producido la detención de los etarras María Isabel Fernández Garayar y de Jesús García Corporales en Francia, en el mes de febrero; y de Felipe San Epifanio, Pipe, jefe del comando Barcelona, en la capital catalana el pasado 28 de abril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 1994